La gestión de La Primavera será regional

El bosque necesita mantener la conectividad de sus corredores biológicos para ser viable como área natural protegida, por eso, requiere trabajar con municipios, estados y federación para ...

Guadalajara

No se trata solamente de mantener bajo buen estado de conservación las casi 30 mil hectáreas del polígono protegido (pues perdió más de 500 ha como efecto del amparo exitoso de Santa Ana Tepetitlán), sino de que este se mantenga como un espacio de vida silvestre y de servicios ambientales básicos para la ciudad. Por eso, el nuevo director del bosque La Primavera, Marciano Valtierra Azotla, admite que hay un trabajo de gestión fuerte para incidir en que los usos de suelo de la parte externa no rompan los corredores biológicos y generen una "isla biogeográfica" de la principal zona protegida de la región conurbada de Guadalajara, como parece suceder ya.

En su primera conferencia de prensa, tras ser designado primer director del organismo público descentralizado, el funcionario de origen oaxaqueño se comprometió a ser abierto y receptivo con los opositores al organismo, y reconoció que se debe atender el reclamo de propietarios y ejidatarios sobre su participación en el gobierno del bosque y sobre sus derechos como dueños. Un primer paso será revisar el programa de manejo, como la ley lo señala.

"Me parece que un tema fundamental es la revisión del programa de manejo, es el instrumento rector, que dicta las políticas, en términos de las actividades y de la cuestión del área protegida, como tal; el documento, como lo dice la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA), debe ser actualizado o revisado cada cinco años; me parece que estamos en esa área de oportunidad: para poder tener un documento actual, que pueda ser configurado, con el consenso de todos, para que podamos tener un instrumento adecuado que nos permita accionar de manera correcta, y poder garantizar de alguna manera la gobernabilidad en el área, pero también poder establecer la gobernanza en los diferentes territorios alrededor; me parece que el fortalecimiento del capital social, del capital humano, es fundamental, en los núcleos agrarios, sobre todo porque tienen una porción importante de la reserva, al igual que los pequeños propietarios", dijo.

- Asume en un organismo que ha sido cuestionado por una mayoría de dueños, incluso a nivel judicial.

- Por supuesto que estoy consciente, el tema lo conozco aunque no con detalle; yo pediría que me den la oportunidad de revisar estos temas con mayor cuidado, para poder tener elementos de juicio y de información, y poder atender en todo caso como se debe esta situación; lo que puedo decir es que llego con una apertura total, con diálogo, con comunicación, para el acercamiento con los núcleos agrarios, para que podamos generar una nueva dinámica que nos permita darle un golpe de timón a la gestión de la reserva.

- De acuerdo a su conocimiento de la gestión de áreas protegidas, ¿qué tan novedoso es este esquema del OPD de La Primavera?

- Yo lo que diría es que es un instrumento inédito, innovador, que por la forma en que está configurado, genera los espacios o la posibilidad de hacer una interlocución correcta, para que podamos articular los diferentes instrumentos institucionales, sumando grandes esfuerzos; es un instrumento que da la oportunidad, en un marco claro de actuación, da las facultades para que el OPD pueda actuar con toda contundencia en el ámbito de su competencia; me parece que fundamentalmente, la idea es que podamos llegar a estrategias en los diferentes núcleos agrarios, que detonen procesos de desarrollo comunitario, en torno a sus recursos naturales.

- Y está el desafío de que La Primavera se ha convertido gradualmente en una isla en términos biológicos, sobre todo por las carreteras.

- Sí, aquí al asunto es que necesitamos también asegurar la conectividad del área, porque de otra forma un estrangulamiento nos llevaría a un insularización, y por lo tanto, la viabilidad de la reserva se hace nula, entonces la visión es también tener una intervención  a nivel de conectividad con el paisaje, en un manejo integrado, del territorio.

- Es decir, salirse del polígono protegido.

- Sí, la visión no es nada mas concentrar los esfuerzos ahí, sino también tener una visión hacia fuera, porque dadas las características del área, se debe tener esa visión de manejo, en términos de funcionalidad ecológica.

- Una reserva además presionada por intereses económicos poderosos desde la gran ciudad, sobe todo inmobiliarios, ¿no le quita el sueño?

- Pues lo vamos a enfrentar con la ayuda de todos, y la reserva tiene un decreto, y la reserva tiene un programa de manejo, y esta apegado a las leyes regidas por el Estado mexicano,  mientras no nos movamos de ahí, es decir, el marco de actuación tiene que estar apegado a derecho, y al marco normativo establecido señala que es una zona de conservación.