Nuevo León vive grave problema de drogas: Gallo

El secretario de Seguridad de Guadalupe expresó que a la gente ya ve como algo normal consumir estupefacientes.

Guadalupe

Tras considerar que Nuevo León vive un grave problema de consumo de drogas, que se ha vuelto normal en la gente, el secretario de Seguridad de Guadalupe, Felipe de Jesús Gallo Gutiérrez, expresó que en su municipio se encuentran en etapa de actualización del censo de pandillas.

Luego del anuncio de que llegarían más militares a la zona metropolitana, el funcionario municipal declaró que son bienvenidos, ya que gracias al Ejército Mexicano, a la Marina y a la Policía Federal, Nuevo León pudo rehacer su fuerza pública y rescatar los niveles de seguridad que se alcanzaron.

“Es un problema que está en toda la zona metropolitana, no estamos exentos, creo que el problema grave de Nuevo León es el consumo de drogas, se nos ha hecho normal, a la gente se le hace normal ya el consumir drogas, y no se ponen a pensar que el generar riqueza a través de este negocio ilícito simplemente fortalece a los delincuentes que después son los que van a secuestrar, a matar a violentar el estado de derecho que tenemos, pero bueno, mucha gente tiene ese mal hábito y que, repito, se les está haciendo normal consumir drogas.

“Guadalupe sí, sí tiene pandillas, estamos actualizando el censo, me reservaría el dato de cuántas son, pero también Guadalupe siendo el primer municipio que tiene una Secretaría de Prevención Social del Delito, está haciendo un análisis muy profundo de cómo actuar para disminuir ese problema a través de acciones no necesariamente punitivas, sino preventivas para poder corregir la actividad de los jóvenes que está siendo desviada a este tipo de actividades que dañan la sociedad”, declaró.

Expresó que además las diferentes dependencias municipales están integradas entre sí para enfrentar problemas de este tipo, y que para ello existe la Secretaría de Prevención Social del Delito que, aseguró, es única en el país.

Explicó que esta dependencia no sólo integra los trabajos y coordinación entre los organismos de Guadalupe, sino también establece coordinación con otros niveles de autoridad.

“Nadie está exento de tener problemas, nada más que hay que tener cuidado; no era una pandilla ordinaria, era un grupo dedicado a la venta de estupefacientes, había un menor de edad, desgraciadamente, que falleció, pero que ya está perfectamente acreditado que el joven trabajaba vendiendo estupefacientes, ahí la pregunta es: ¿Dónde están los padres?, ¿qué control tenían de un menor que qué tendría que estar haciendo a las 11 y media de la noche fuera de su casa?, no es todo trabajo de la autoridad, por eso es que se está atendiendo este problema”, declaró.