Congreso y Poder Judicial abandonan la Fuente Monterrey

Aunque el área fue remodelada apenas hace dos años, la Fuente Monterrey, donde se encuentra un mural sobre la fundación de la ciudad, ya está en el olvido.
La fuente no tiene agua desde hace varios meses.
La fuente no tiene agua desde hace varios meses. (Jorge López)

Monterrey

Hace apenas dos años, en enero de 2012, su plazoleta fue inaugurada con bombo y platillo. Un año antes, en 2011, junto al gobernador del Estado, Rodrigo Medina, fueron entregados los trabajos de restauración de su mural… hoy en día, la Fuente Monterrey luce completamente en el abandono y sin la majestuosidad que un día tuvo.

Se trata de la fuente ubicada entre el edificio del Congreso del Estado y el Poder Judicial de Nuevo León, junto a la Macroplaza, sobre la calle Zaragoza. 

Esta fuente, que desde hace algunos meses luce sin agua, cuenta con un mural que data de los años 60, obra del arquitecto Joaquín A. Mora, así como una estatua de don Diego de Montemayor, y fue construida en honor a la fundación de la capital del estado.

Durante la pasada Legislatura, el presidente de la Comisión de Coordinación y Régimen Interno, el priista Héctor Gutiérrez de la Garza, firmó un convenio de colaboración con el Consejo para la Cultura y las Artes (Conarte) para dar mantenimiento a esta obra que desde 1992 no tenía ningún tipo de cuidados.

Así, el 19 de septiembre de 2011, junto al gobernador del Estado, Rodrigo Medina de la Cruz, y la presidenta del Poder Judicial, Graciela Buchanan, los diputados locales inauguraron los trabajos de restauración del mural.

Meses después, el 19 de enero de 2012, fue inaugurada también la Plazoleta de la Fuente Monterrey, la cual cuenta con bancas, mesas, e internet inalámbrico para los paseantes.

Desde el año pasado,  la fuente fue vaciada para realizarse trabajos de limpieza, los cuales se vieron interrumpidos desde hace algunos meses y no se muestran indicios de que los trabajos de mantenimiento vayan a ser reanudados.

Cabe destacar que el mantenimiento de esta fuente y las obras que la componen, no es cien por ciento responsabilidades del Congreso del Estado, pues también pertenece al Poder Judicial de Nuevo León.