Se frenarán las inversiones hacia México en 2017

Afectará sobre todo al sector automotriz, bienes de capital y agroalimentario, dice Francisco Cuevas Dobarganes.
Mermará la contratación de personal.
Mermará la contratación de personal. (Especial)

Ecatepec

Luego de considerar que los tres niveles de gobierno no han dimensionado adecuadamente la situación económica que enfrenta el país, la Unión Industrial del Estado de México (Unidem) llamó a considerar mayores recortes al gasto para el año próximo y, sobre todo, "dejar de anteponer los intereses partidistas y electorales y priorizar los problemas económicos y sociales", pues varios factores inciden y se caería "en una espiral inflacionaria y en una recesión prolongada", es decir, un período de "estanflación, la peor combinación en una economía".

Lo anterior fue expresado por Francisco Cuevas Dobarganes, dirigente de la citada agrupación industrial, quien destacó que el panorama no es nada halagüeño pues del conjunto de factores se desprende, además, esperar un 2017 "complicado, en el que las inversiones se frenarán, sobre todo en los sectores automotriz, bienes de capital y agroalimentario de exportación. Ello sin duda afectará la contratación de personal y a mediano plazo, la recaudación".

Cuevas Dobarganes pidió considerar que "aunque hay un recorte a los egresos del Estado y ello ocasiona que al haber menor gasto público, la economía tienda a por lo menos no expandirse con el mismo vigor que lo hizo los últimos cuatro años; por otro lado, ese recorte, al ser notoriamente insuficiente para nivelar las finanzas públicas, ocasionará que la deuda pública siga creciendo con consecuencias muy malas para el futuro económico del país. Los pagos de principal y de servicio de las deudas, tarde o temprano obligarán a recortar rubros como la salud o la educación, con consecuencias nefastas para el futuro".

Refirió que los precios del petróleo, "al seguir por debajo de la banda de 60 dólares por barril, también ocasionan que las finanzas de Pemex resulten afectadas, y de ser un generador de recursos para el gobierno, actualmente necesita inyecciones de capital para poder subsistir. Hay que agregar que la producción está en declive desde hace ocho años aproximadamente, ya que ha sido poco lo que Pemex ha invertido en exploración, perforación y en mantenimiento de campos maduros como Cantarell o Chicontepec."

TE RECOMENDAMOS: Naucalpan y Tlalnepantla se quedan sin industria

Resaltó también la incertidumbre "por Donald Trump, que ocasiona que las empresas que están vinculadas con la exportación hacia los Estados Unidos, al menos en el corto plazo, suspendan sus procesos de expansión ya que no hay claridad en lo que pueda pasar y en qué condiciones podría renegociarse el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). En su caso, sería en condiciones desventajosas para los productores nacionales".

Comentó que "hay presiones inflacionarias muy importantes derivadas del incremento de los precios de energéticos, como gasolina, diesel, gas y electricidad, así como por la devaluación del peso contra el dólar. El Índice de Precios al Consumidor (INPC) en los últimos 12 meses ha variado de 2.1 a 3.3 por ciento, lo que representa más de 50 por ciento de incremento y, lo que es más preocupante, el Índice de Precios al Productor ha variado de 2.8 a 7.9 por ciento, que significa una variación de 182 por ciento, lo que refleja que las empresas están absorbiendo el incremento de costos y, al mismo tiempo, su margen es sensiblemente menor, lo que los orilla a suspender sus planes de crecimiento ya que el mercado no tiene capacidad de respuesta en volumen ni en precio.

"No nos preocupa tanto que los márgenes sean menores o que los costos suban más que los precios de venta; lo realmente grave es que esa tendencia va en crecimiento, lo que nos obliga a pensar que habrá un momento de 'quiebre' en el que se disparará la inflación. Al haber menor demanda esperada y al mismo tiempo inflación, podríamos esperar un proceso de estanflación, lo que significa inflación con recesión, que es la peor combinación que se puede dar en una economía", sostuvo el dirigente industrial. Remarcó que el mercado interno ha crecido vigorosamente los últimos tres años, y que "esta situación es positiva para el país, pero cuando la demanda interna crece por encima del PIB por un largo tiempo, quiere decir que la gente está financiando sus compras con deuda, lo que tarde o temprano tendrá efectos negativos en todo el sistema y ello perjudicará sobre todo a la economía de las familias y tarde o temprano afectará la cartera vencida de sistema financiero nacional.

"Esperamos un año complicado, en el que la inversiones se frenarán, sobre todo en los sectores automotriz, bienes de capital y agroalimentario de exportación. Sin duda afectará la contratación de personal y a mediano plazo, la recaudación".

Remarcó que las autoridades no están dimensionando adecuadamente los problemas económicos, y llamó a darle prioridad a solucionar problemas económicos y sociales pues "si México cae en una espiral inflacionaria y en una recesión prolongada, los políticos ya no tendrán por qué pelearse".

KVS