Desatendido el impacto de extraer gas shale

La mesa del Medio Ambiente del Clúster Minero Petrolero de Coahuila no ha generado resultados relevantes para proteger el suelo estatal, según el ambientalista Francisco Valdés Pérezgasga.
Francisco Valdés Pérezgasga
Francisco Valdés Pérezgasga (Alejandro Alvarez Chavez)

Torreón, Coahuila

La mesa del Medio Ambiente creada dentro del Clúster Minero Petrolero de Coahuila para la vigilancia del impacto ecológico de la explotación del gas shale, sólo se ha reunido en una ocasión, en la que no se tuvieron resultados relevantes, de acuerdo con el ambientalista lagunero Francisco Valdés Pérezgasga, quien representa al Consejo Ciudadano de Medio Ambiente del Coahuila en dicha mesa de trabajo.

Desde que recibió la invitación para formar parte de la mesa, en junio del presente año, sólo ha sabido de una reunión, la cual se realizó hace dos meses, en la que se discutió muy poco.

Indicó que la importancia del tema amerita mayor aportación de las partes vinculadas, "pareciera que fue una junta inicial para todos".

Como ambientalista manifestó que se está haciendo hasta el momento muy poco, considerando los riesgos ecológicos y en materia de salud que se están corriendo, ya que considera que la explotación del gas shale es una actividad muy peligrosa.

En la reunión se vio de manera general algunos comparativos, como el uso del agua en la explotación del gas shale, en comparación con lo que se requiere en otras actividades industriales.

Otro de los efectos de la técnica, de acuerdo con los ambientalistas son los terremotos

La Secretaria de Medio Ambiente, Eglantina Canales, le indicó que se tiene contemplada próximamente otra reunión, pero desconoce un calendario oficial para programar las reuniones.

El papel del Consejo es tratar de minimizar el impacto ambiental de la actividad, ya que indicó que los riesgos son muchos.

“En realidad la explotación del gas shale, desde mi punto de vista, es una actividad sumamente peligrosa y dañina, con muchas consecuencias para el medio ambiente y la salud”, agregó.

Se espera que en la siguiente reunión de la mesa ambiental, participe un representante de la compañía que está realizando actualmente exploraciones al norte del estado.

Aunque los ingenieros de las compañías petroleras, afirman que no hay riesgos, indicó que no se puede garantizar no se den fugas.

El agua que es empleada se mezcla con químicos, que la industria petrolera se empeña en ocultar, pero que se sabe que son cancerígenos, cuando se han dado fugas y derrames.

Algunas de las sustancias liberadas cuando se explota el gas shale son arsénico, mercurio, ácido hídrico, componentes policíclicos y compuestos orgánicos volátiles, que se vinculan a múltiples problemas de salud.

Detalló que en el agua usan aditivos que se vierten a la atmósfera y afectan a la salud humana, producen problemas gastrointestinales y hepáticos, respiratorios, en la piel, en riñones, a nivel neurológico, en el sistema reproductivo, casan problemas cancerígenos y mutaciones al nacer.

Además de que el agua regresa con elementos que tenía la roca, incluso con material radioactivo, como se está encontrando en Estados Unidos.