Constructora Urbi dejó a su suerte a viviendas en Tonalá

Vecinos sufren robos. El fraccionamiento no ha sido recibido por el municipio.

Guadalajara

A su suerte quedaron los moradores del fraccionamiento Urbi, en el municipio de Tonalá, pues están siendo víctimas de robos y otros delitos sin que la empresa constructora se haya hecho cargo de la seguridad.

El alcalde de Tonalá, Jorge Arana Arana, indicó que el fraccionamiento no ha sido recibido por la autoridad municipal, y que la empresa abandonó el lugar hace dos a tres meses.

"(El delito) donde más se nos ha incrementado es en Urbi, lamentablemente por la situación de la empresa tuvieron que abandonar el fraccionamiento; hay cientos de viviendas que están a medio construir, algunas están terminadas pero no fueron vendidas y están llegando ahí paracaidistas", describió Arana.

El presidente municipal dijo que los delincuentes se aprovechan de las casas que están solas, que estimó son cuando menos unas 200. "Y como no hay vigilancia de parte del fraccionador, la verdad que es una situación que nos vamos a enfrentar en los próximos meses, muy delicada".

El primer edil admitió que es un problema que preocupa a Tonalá. "Ha llegado gente de dudosa actuación y eso es lo que ha provocado que haya robos a la gente de Urbi", apuntó.

El municipio prevé aplicar la fianza que se exige a la empresa, pero a la par plantearon un acuerdo a los representantes de la empresa "donde ellos sean parte de la seguridad y pongan el vehículo y nosotros poner los elementos. Lo estamos haciendo en Urbi y lo vamos a hacer en otras colonias".

Por lo pronto, dijo, se trabajará con los mismos elementos ya que no hay más policías.

Jorge Arana adelantó que esperan recibir una decena de patrullas nuevas en lo que resta del año.