Malos para ayudar al peatón; buenos para llevarse carros

La presencia de los agentes de Tránsito en la zona de la Catedral sólo fue para llevarse carros mal estacionados; elementos de Fuerza Civil auxilian a cruzar la calle a fieles.
Elementos de Fuerza Civil la hicieron de tránsitos afuera de la Catedral de Monterrey.
Elementos de Fuerza Civil la hicieron de tránsitos afuera de la Catedral de Monterrey. (Nadia Venegas)

Monterrey

A pesar de que al mediodía no había oficiales de Tránsito que ayudaran a los fieles que visitaron la Catedral de Monterrey, horas antes sí hubo presencia, pero sólo para ordenar el retiro en grúa de carros mal estacionados.

Ante la ausencia de elementos de Tránsito, alrededor de las 12:00, integrantes de Fuerza Civil tuvieron que entrar al quite para auxiliar a cruzar la calle a los cientos de fieles que visitaron la Catedral de Monterrey.

En zonas concurridas por los festejos de Semana Santa, como en la Catedral, se observó que los uniformados de la corporación estatal realizaron la coordinación vehicular para permitir el cruce de peatones.

Cerca del mediodía, policías de Fuerza Civil, quienes permanecían afuera del templo religioso, iniciaron la coordinación vial, ante la afluencia de fieles que acudían por las tradiciones del Jueves Santo.

El elemento, que portaba arma de grueso calibre, hacía señales correspondientes para detener el paso vehicular, y permitir el cruce de varias decenas de personas por la calle Zuazua.

Posteriormente, les volvía a realizar señales para que pudieran continuar con su camino los automovilistas.

Sin embargo, horas antes sí hubo presencia de agentes de Tránsito en la zona de la Catedral Metropolitana de Monterrey, pero con otro fin: ordenar el retiro en grúa de vehículos mal estacionados.

Automovilistas que llegaron a la Catedral se mostraron molestos porque al regresar al lugar donde estacionaron sus vehículos, éstos ya no se encontraban porque la grúa se los había llevado.

Fue sobre la calle Doctor Coss y Raymundo Jardón, donde un elemento de Tránsito indicaba a los operadores de las grúas los autos que debían llevarse.

Según señaló el elemento, los automóviles estaban en lugares prohibidos, ya que en la calle Doctor Coss, desde la calle Raymundo Jardón hasta Constitución, se encuentran letreros en los que se indica que está prohibido estacionarse.

Los automovilistas pedían comprensión, ya que sólo bajaron a la Catedral como parte de la tradición de la visita de los siete templos, pero los oficiales aplicaron el reglamento y ordenaron que se llevaran los vehículos.

Al menos fueron tres carros los que se llevaron: un Stratus, un Tsuru y un Focus.

La multa por estacionarse en lugares prohibidos es de 182 pesos, más la grúa y los adeudos que se tengan para sacarlo del corralón.