CRÓNICA | POR SANDRA SOSA

La falta de piernas no le impide salir a trabajar

Conduce una motocicleta apoyado de un par de protesis de aluminio.
Conduce una motocicleta apoyado de un par de protesis de aluminio. (Sandra Sosa)

Altamira

Hombre sin piernas subsiste vendiendo tortillas en la vía pública, Helectrón Maldonado Hernández, a sus 57 años se quedó sin poder caminar luego de que médicos tuvieron que amputar sus extremidades. Sin embargo elaboró a base de aluminio una prótesis que le ha permitido manejar una motocicleta.

Las calles del municipio de Altamira han atestiguado el esfuerzo que Helectrón hace todos los días en busca de obtener ingresos económicos que le permitan comprar alimento diario y medicinas ya que además de la discapacidad, presenta problemas de salud a causa de la diabetes, él como otras personas no recibe aguinaldo y mucho menos el pago semanal o quincenal ya que argumenta "a las personas discapacitadas no les dan empleo".

Durante los tres últimos años, ha tenido la capacidad de conducir una moto y abastecer de tortillas a tres extensos sectores habitacionales de la zona de la Morita en la urbe industrial, esta labor es de todos los días, bajo los intensos rayos del sol, tormentas o frió, las condiciones climáticas no lo detienen pues "no hay de otra, llueva, truene o relampagueé todos los días tengo que comer", y después de haber perdido sus piernas ahora lucha por ampliar la clientela.

"Los médicos me decían que porque soy diabético, todo pasó cuando me lastimé el dedo chiquito del pie derecho y se quedó sin mover, fui al seguro y me dijeron ya no servía y me lo cortaron, pero se me ocurre ir a visitar al famoso doctor del pie diabético y ese fue el peor error de mi vida, porque si no hubiera ido con él todavía tuviera mis piernas, el doctor Ramos provocó una necrosis que no pudo controlar, y tuvo que amputar", dijo.

A pesar de que vive solo, no espera limosnas o que le llegue la ayuda de los gobiernos; se levantó con la idea de que la vida sigue y que a pesar de los obstáculos se puede luchar por mejorar y ante la falta de recursos económicos para adquirir una prótesis que le ayudara a moverse ya que el costo de las mismas supera los 25 mil pesos, decidió elaborar con sus propias nuevas piernas pero a base de aluminio, pedazos de fi erro y horas de trabajo.

Por cada kilo de tortilla que vende, Helectrón se gana 2 pesos, en este trabajo no hay sueldo quincenal y mucho menos aguinaldo, es una jornada más que cansada, para poder ganar 150 pesos al día tiene que distribuir 70 kilos, de este alimento.

"Se dice fácil pero hacerlo es más difícil porque no hay horarios de comida ni de salida; pero si de entrada, muy temprano y no me quejo, me siento contento porque soy parte de la vida y me sale para subsistir, me forme un criterio de la vida, si un alguien ya no es capaz de comprar su propia comida pues no merece vivir, no quise quedarme sentado en un silla así que me levanté , me subí a mi moto y hago mi trabajo, así es más divertido".