Se quedan sin dedos por explosión de cohetes

Dos abuelitos murieron al encender anafre e intoxicarse.

San Luis Potosí

Al menos cuatro personas se quedaron sin dedos de sus manos luego de explotarles pirotecnia durante los festejos decembrinos. La Secretaría de Salud informó que en todo el estado hubo 20 lesionados por esta y otras causas y que fue durante la despedida del año viejo y bienvenida del nuevo cuando ocurrieron la mayoría de los hechos.

Francisco Javier Posadas Robledo, Secretario de Salud detalló que esta cifra corresponde a la ocurrida desde el primer día de diciembre hasta este 2 de enero, señalando que de las 20 personas lesionadas, 17 fueron del sexo masculino y que el grupo de edad con mayor número de lesionados es el de 5 a 9 años con 30 por ciento del total de los casos, es decir, seis de esas edades, seguido por los grupos de 10 a 14 y 15 a 24 años con 25 por ciento de los registros.

Refirió que se mantiene la tendencia observada en años previos, donde las quemaduras ocupan la mayor proporción de lesiones y que este año fue de 45 por ciento de los casos.

Cuatro resultaron con lesiones en la cara y amputaciones de falanges (dedos) en sus manos. El 70 por ciento de los hechos ocurrió durante los festejos de año nuevo.

Por otra parte, se han registrado cuatro casos de intoxicación por monóxido de carbono, dos de ellos en el municipio de Matehuala, en menores de 14 años que evolucionaron satisfactoriamente posterior a recibir atención médica y dos mayores de 60 años que fallecieron posterior a mantener encendido un anafre en el interior de su domicilio el 28 de diciembre.

El funcionario reiteró las recomendaciones para evitar que las estadísticas sigan engrosándose, como evitar exponerse por tiempos prolongados al humo de materiales u objetos quemados para mitigarse el frío, anafres, calentadores de gas en habitaciones sin ventilación, además de evitar dejar estufas encendidas o veladoras principalmente en la noche.

Algunos de los síntomas de intoxicación por humo son dificultad para respirar, respiración rápida, dolor de cabeza, piel enrojecida, náuseas o vómito, por lo que de inmediato debe atenderse médicamente.