Discuten sobre nuevas instituciones ambientales

Sólo con respaldo ciudadano tendrá posibilidades la nueva fiscalía ambiental municipal, advierten expertos

Guadalajara

La necesidad de que Tlajomulco atienda su delicada agenda ambiental es clara: concentra la contaminación del aire del área metropolitana por efecto de vientos dominantes y de –paradójicamente- una atmósfera semiestática que estaciona las emisiones por largos periodos; contiene el acuífero subterráneo de peor calidad en la región, con incidencia natural de metales, sobre todo arsénico; ha sido además el escenario del crecimiento urbano más explosivo y atropellado en las últimas dos décadas, generado por los intereses inmobiliarios de corto plazo y la corrupción de numerosas autoridades municipales, estatales y federales.

Pero cómo generar instituciones ambientales desde el ámbito municipal, ese es otro asunto. Una veintena de expertos de alto nivel, de instituciones reconocidas como la UdeG, el Ciesas, la UNAM, la Universidad de Morelos, el Colegio de México, se dan cita desde el pasado jueves 3 de marzo, en busca de conciliar problemas reales como las escasas atribuciones municipales en materia ambiental, y en contraste, la enorme importancia de los ayuntamientos en la regulación de los usos de suelo; también, el peso casi descomunal de los intereses económicos depredadores y la apenas creciente importancia de la sociedad civil para contrarrestarlo.

El Foro de consulta de especialistas ambientales para la construcción de la Fiscalía Ambiental de Tlajomulco discute cómo se integrarán los nuevos órganos municipales de protección al medio ambiente. Pero va más allá: cómo convertir lo ambiental en el eje del desarrollo, lo que implica su "transversalidad". Es decir: todas las dependencias, sean obras públicas, turismo, desarrollo económico o rural, deben determinar sus políticas y proyectos con base en ese esquema, explicó el director de Cajititlán Sustentable, Miguel León Corrales.

José Luis Lezama, Investigador del Colegio de México, puso los puntos sobre las íes: "será fundamental la independencia con la que pueda actuar [la fiscalía] para ejecutar sanciones, tiene que ser independiente, y para eso la ciudadanía es muy importante, de qué manera puede hacerse presente para que las autoridades de fiscalización tengan independencia y puedan cumplir su papel incluso sometiendo a revisión y a fiscalización a las autoridades municipales".

Mario Bassols, de la UNAM, consideró que "el fiscal ambiental será el defensor de los derechos ambientales y los derechos de la naturaleza en su función ecosistémica".

Alfredo Cesar Dachari, investigador del Centro Universitario de la Costa de la UdeG, opinó que el reto es que las nuevas instituciones tengan éxito pronto porque toda la ciudad y el país están observando esta tentativa piloto. Añadió que dadas las dimensiones del área metropolitana, es fundamental que se pueda replicar en los otros ocho municipios, pero "eso sólo se logrará con un fuerte componente ciudadano, que afortunadamente vemos acá".