Pasa "fiebre" por estudios para migrantes; solo 11 continúan

Condiciones que privan en Estados Unidos podrían ser la causa de deserción en el programa en línea que ofrece la UAEMéx.
Alberto Torres explicó que el monitoreo es limitado.
Alberto Torres explicó que el monitoreo es limitado. (Claudia Hidalgo)

Toluca

Las condiciones que privan en Estados Unidos contra los migrantes solo han permitido que 11 sigan cursando el bachillerato a distancia a través de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMéx), cuando en sus inicios fue un programa con gran demanda, no solamente de la entidad, sino de otras e incluso de países de Centroamérica.

En entrevista, el director de Educación a Distancia de la institución, Alberto Torres, indicó que de dichos estudiantes, solo tres son mexiquenses; el resto son de Oaxaca, Aguascalientes, Durango, Guerrero, Ciudad de México, Michoacán y Guanajuato. Todos radican en diversos puntos de la Unión Americana y desde ahí toman clases vía internet para concluir su bachillerato, poder seguir estudiando y tener mayores oportunidades de encontrar un mejor empleo en ese país o a su regreso a México.

El año pasado, cuando se conformó la primera generación de este esquema, hubo tal interés que resultó necesario abrir una segunda oferta, que también se llenó. El primer grupo inició clases con 32 alumnos de California, Mississippi, Texas, Carolina del Norte, Nueva York, Oregon y Nuevo México. Ninguno pagó cuota, solo debían acreditar sus asignaturas para seguir avanzando y en dos años concluir su preparatoria.

TE RECOMENDAMOS: Se reúne Eruviel con familia deportada de Estados Unidos

En ese primer grupo había personas de 12 entidades además del Edomex, que eran Sonora, Jalisco, San Luis Potosí, Michoacán, Coahuila, Oaxaca, Baja California, Guanajuato, Zacatecas, Hidalgo, Nayarit y Ciudad de México. Sin embargo, la matrícula bajó este año con la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos y poco a poco el esquema de la UAEMéx se ha quedado sin alumnos, de los cuales no han podido definir si dejaban el sistema por falta de interés, cuestiones personales, deportaciones o simplemente por temas de seguridad por cuestiones migratorias.

“Ha sido un reto para la universidad. La política migratoria en la Unión Americana nos ha limitado mucho la posibilidad de estar en contacto permanente con los integrantes de este bachillerato. “El monitoreo que hemos tenido es que han tenido limitantes para ellos, sobre todo para quienes no tienen papeles legales y actualizados”, apuntó Alberto Torres.

Explicó que todavía no hay egresos y reconoció que la nueva modalidad tampoco fue tan favorable para los migrantes que habían dejado de estudiar y ahora lo harían en línea; sin embargo, el factor primordial de su deserción ha sido tomar precauciones para no ser deportados.

KVS