Espera Iglesia que se aclare conflicto de cura de Cadereyta

El vicario de la Catedral de Monterrey, José Francisco Gómez Hinojosa, aseguró que está en contacto con el sacerdote afectado que denunció hostigamiento por parte del Ayuntamiento jimenence.
La visita aún no se confirma.
(Foto: Carlos Rangel)

Monterrey

A pesar de las denuncias de hostigamiento que presuntamente ha recibido el sacerdote José Manuel Guerrero de Cadereyta por parte de personal del Ayuntamiento de dicho municipio, las autoridades de la Iglesia católica de Monterrey esperan que el conflicto se solucione de manera pacífica en poco tiempo.

Así lo señaló el vicario de la Catedral de Monterrey, José Francisco Gómez Hinojosa tras el servicio dominical que realizó en sustitución del arzobispo Rogelio Cabrera López, en donde explicó que la iglesia ya está en contacto con el supuesto afectado y estarían buscando una respuesta.

"En estos eventos siempre surgen inconformidades, discusiones, pero a final de cuentas hay un estrecho dialogo entre el padre, las autoridades y los campesinos del lugar para que se llegue a una solución pronta en este tema. Siempre hay aspectos técnicos que para nosotros son muy difíciles cuantificar o valorar porque no nos corresponde", comentó Gómez Hinojosa.

Y es que señaló que no es anormal que sucedan este tipo de situaciones, sin embargo las autoridades de la Iglesia lamentan que sucedan y más cuando se trata de ofrecer ayuda a la sociedad.

Aprovechó para comentar que el arzobispo y el resto de los sacerdotes del episcopado se encuentran en contacto con el sacerdote Guerrero, quien les aclaró que se trató más bien de un desencuentro.

"Hablamos con él y no hay tal hostigamiento. Hablamos con el padre Chema y las autoridades y.... Yo no le pondría hostigamiento, sino desencuentro. A veces ponernos de acuerdo es un poco difícil.

"El padre Chema, lo que está haciendo y muy bien es ayudar a la gente, coordinando las actividades de Cáritas –que insisto, le damos un agradecimiento muy especial por todo lo que han llevado para allá- pero no estamos frente a amenazas que nos preocupen porque no ha habido así tales. Solo son malentendidos, altercados...", dijo el sacerdote.

De igual manera, Gómez Hinojosa comentó que el arzobispo Cabrera López, con motivo de su ausencia, le solicitó que agradeciera a la población regiomontana por la respuesta que hubo para apoyar a los afectados por el derrame de hidrocarburo en el río San Juan, al enviar agua y alimento por medio de instituciones de la misma Iglesia católica.

"Han estado llevando continuamente agua potable a las personas. Está el problema de la contaminación que las autoridades están atendiendo y que nosotros esperamos que se pueda resolver pronto. Pero siempre estará la necesidad de seguir ayudando y de Cáritas, de parroquias, de Pastoral Universitaria ha habido muy buena respuesta. Nos unimos para ayudar y que padre", comentó.