En Villa Mitras esperan que próximo alcalde sí los escuche

Un grupo de jóvenes de esa colonia pidieron al municipio de Monterrey convertir en un espacio cultural una caseta de policía abandonada, sin que les hicieran caso.
Los jóvenes denunciaron la inseguridad en Villa Mitras.
Los jóvenes denunciaron la inseguridad en Villa Mitras. (Foto: Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey

Hace poco más de dos años, un grupo de jovencitos estudiantes de la escuela secundaria número 67 "Profesora y Doctora Justina Delgado" solicitaron al municipio de Monterrey una caseta de policía abandonada para convertirla en un espacio cultural.

A punto de concluir la administración municipal, el espacio continúa abandonado en la colonia Villa Mitras, y el grupo de jóvenes espera a la llegada de un nuevo alcalde que escuche su propuesta.

Hoy en día la vieja caseta policial acaba de ser pintada pero aún está abandonada, con los vidrios quebrados y suciedad adentro. A un costado está una biblioteca municipal que fue remodelada por la actual administración, aunque "nomás está abierta".

"Al principio sí daban talleres, manualidades y cosas así, pero ya tiene tiempo que no", comenta Patricio, de 16 años, y uno de quienes hace dos años propuso generar un espacio cultural en la caseta abandonada.

Incluso, a unas calles la administración remodeló y dotó de infraestructura a una plaza. Sin embargo, la colonia Villa Mitras vive escenarios de violencia continuamente.

"Te roban los celulares o hay quienes han asaltado con pistola en mano, incluso temprano", acusa Leonardo García, El Thems, de 17 años.

La mencionada caseta de vigilancia tiene más de cinco años en desuso. Los jóvenes de la secundaria 67 pertenecían al grupo de lectura "Biblioteca por la Paz", misma que buscaban instalar en ese espacio.

Brenda de la Torre, promotora de lectura y coordinadora del grupo, expuso que durante un mes se pusieron en contacto con las autoridades municipales sin encontrar respuesta.

A dos años de aquella petición –buscaban acceder al espacio gracias a un comodato- refiere que la omisión a la petición de un grupo de jóvenes reafirma una visión que se tiene sobre este sector como "problemático".

"No se atendió la petición de los vecinos para que regresara la caseta de vigilancia y tampoco se tomó en cuenta la propuesta de los jóvenes, a los cuales se les sigue viendo como incapaces de generar cosas, esta propuesta nació de ellos", indicó.

El centro cultural pretendía dar talleres de composición de música, de pintura y grafiti, así como ser un centro para la promoción de la lectura. El grupo de jóvenes, hoy estudiantes de preparatoria y con trabajo, esperará al próximo alcalde para intentar arrancar de nuevo el proyecto.