CRÓNICA | POR SANDRA SOSA

“Habrá un apoyo para el mejoramiento de los planteles”

Este año se destinará a escuelas del nivel básico de Tamaulipas 59 millones 158 mil 326 pesos, recurso que deberá ser distribuido a planteles educativos que presentan carencias en las 240 comunidades en la entidad.

En la urbe industrial son 265 instituciones, de las cuales el 45 por ciento se ubican en comunidades, zonas rurales y ejidos.
En la urbe industrial son 265 instituciones, de las cuales el 45 por ciento se ubican en comunidades, zonas rurales y ejidos. (Moisés Córdoba)

Tampico

Este año se destinará a escuelas del nivel básico de Tamaulipas un total de 59 millones 158 mil 326 pesos, recurso que deberá ser distribuido a planteles educativos que presentan carencias en las 240 comunidades en la entidad, según lo señala el Convenio de Coordinación para la Operación del Programa de la Reforma Educativa celebrado entre la Federación por conducto de la Secretaría de Educación y el gobierno estatal.

El Plan Nacional de Desarrollo establece en su Meta Nacional III "México con Educación de Calidad" modernizar la infraestructura y el equipamiento de los centros educativos así como promover la mejora de la infraestructura de las instituciones educativas con mayor rezago.

En Altamira, desde diciembre pasado, autoridades educativas realizan un censo en las comunidades de este municipio a fin de detectar las principales carencias que presenten los planteles educativos, los cuales en su mayoría poseen diversas necesidades básicas para que los alumnos reciban una educación con calidad.

El director de Servicios Educativos en Altamira, Jonathan Morales, indicó que durante las acciones de supervisión que efectuaron desde diciembre de 2015 se pudo constatar que al menos 70 por ciento de los planteles presenta deficiencias en su infraestructura y equipamiento, como por ejemplo la falta de techumbre, baños, bebederos, en algunos casos alumbrado y drenaje.

"No abarcamos todas las escuelas pero seguimos con esa tarea porque ya tenemos conocimiento de que habrá un apoyo para el mejoramiento de todos los planteles educativos que presenten deficiencias en su infraestructura; logramos detectar las necesidades en cada plantel ubicado en las comunidades y ejidos en la urbe industrial y vemos que son importantes las carencias".

En la urbe industrial son 265 instituciones, de las cuales el 45 por ciento se encuentran en las comunidades cercanas al río, zonas rurales y ejidos, a donde acuden a estudiar alumnos que residen en estos lugares y que por sus condiciones económicas no pueden trasladarse a la ciudad.

"Ya sabemos de este convenio, y por eso nos pidieron que realizáramos un censo para presentar las necesidades que existen en Altamira, como es el caso de Vuelta de las Yeguas, Lomas del Real, donde hay escuelas que aún están consideradas en zona rural, en La Pedrera que sigue considerado como ejido, en Vega de Esteros, Santa Juana, ejido San Antonio, Maclovio Herrera, que es donde se ha detectado mayor necesidad".

El objeto de este Convenio de Coordinación para la Operación del Programa de la Reforma Educativa, que celebran la Secretaría de Educación Pública y el Estado de Tamaulipas, en las 240 instituciones educativas incorporadas al referido programa se destinarán 2 millones 750 mil pesos para el Fortalecimiento a la Supervisión Escolar, y 585 mil 726 pesos para el gasto de operación estatal; en suma se habrán de transferir al Fideicomiso la cantidad de 3 millones 335 mil 726 pesos.

En el documento se indica un monto de 41 millones 170 mil pesos para la atención de las carencias físicas de las escuelas, y 14 millones 652 mil 600, un total de 55 millones822 mil 600 pesos.

El Diario Oficial de la Federación indica que los recursos destinados a gasto de operación del Gobierno del Estado para la implementación del referido programa serán transferidos a través del fideicomiso a las cuentas bancarias productivas específicas y con base en lo dispuesto por el artículo 69 de la Ley General de Contabilidad Gubernamental y directamente a las comunidades escolares identificadas como susceptibles de ser beneficiadas.

Los lineamientos establecen que la Secretaría de Educación Pública ejercerá los recursos financieros que se asignen al programa a través del fideicomiso público que para dichos efectos se constituyó, que garantice su administración, aplicación, comprobación y rendición de cuentas, la Secretaría de Educación Pública transferirá los recursos federales a dicho fideicomiso para que éste, a su vez, realice lo propio hacia los beneficiarios, en este caso las instituciones educativas ubicadas en las comunidades de la entidad tamaulipeca.

Cabe destacar que el Programa Sectorial de Educación se concreta en asegurar la calidad de los aprendizajes en la educación básica y la formación integral de todos los grupos de la población, el cual contempla entre sus estrategias el crear condiciones para que las escuelas ocupen el centro del quehacer del sistema educativo y reciban el apoyo necesario para cumplir con sus fines.

De igual forma el documento señala que se deberán fortalecer las capacidades de gestión de las escuelas en el contexto de su entorno, para el logro de los aprendizajes, dignificar a las escuelas y dotarlas de tecnologías de la información y la comunicación para favorecer el aprendizaje, además de utilizar la información derivada de las evaluaciones en la toma de decisiones para mejorar la calidad de la educación y evitar el abandono escolar.

El convenio en mención indica obligaciones entre la SEP y el gobierno estatal; tales como promover la participación de otras dependencias federales, locales y organizaciones civiles, con base en los componentes del programa y las necesidades de las escuelas beneficiarias.

Así también proporcionar y cubrir los costos del personal directivo y administrativo que se requiera para la operación y desarrollo del señalado programa, para lo cual podrán apoyarse en los recursos destinados para gastos de operación.

El director de Servicios Educativos en Altamira añadió que esperan concluir con la revisión y supervisión en cada una de las instituciones educativas asentadas en las comunidades, de tal forma que se puede entregar un informe detallado de cada una de las carencias y principales necesidades que enfrentan los planteles, para que se logre obtener los recursos que se indica en el convenio para el mejoramiento de la infraestructura y un mejor desempeño escolar.