Tampico creció en desorden, pero ya se toman medidas

En colonias como la Petrolera, Guadalupe y Lomas de Rosales, proliferaron las escuelas, espacios comerciales y oficinas públicas, complicando la vialidad en las calles aledañas.
El desorden que se registra impacta la calidad de vida de vecinos de algunos sectores del municipio.
El desorden que se registra impacta la calidad de vida de vecinos de algunos sectores del municipio. (Yazmín Sánchez)

Tampico

La ciudad de Tampico creció en desorden y en colonias como la Petrolera, Guadalupe y Lomas de Rosales, proliferaron las escuelas, espacios comerciales y oficinas públicas, especialmente las primeras complican la vialidad en las calles aledañas, lo que ha impactado en la calidad de vida de los vecinos.

Tal es el caso de Gloria Romo y Judith Álvarez, residentes de la colonia Minerva que colinda con Faja de Oro, cuya casa está cerca de dos escuelas, una de ellas la Escandón.

Álvarez, residente de la calle Poza Rica desde hace 35 años comentó que hace tres semanas en la esquina de Cerro Azul y México, justo detrás de su casa se instalaron unas oficinas en domicilio particular y afuera hay estacionados vehículos que son vendidos.

“Ocupan la banqueta para poner carros con el signo de pesos, hay dos personas en la cochera que están al pendiente, tiene uno que bajarse de la banqueta para poder pasar por ahí, es indebido”, externó.

Enumeró al menos cinco instituciones educativas que se ubican en esa zona, entre ellas la Miguel Alemán ubicada en calle Nayarit, la Columbia cerca del parque de la Petrolera y una más frente a la iglesia, así como My First Class en la calle Cacalilao.

En su caso Gloria Romo, residente de calle México, indicó que arterias como la Choapas y Faja de Oro son en las que más se complica la vialidad.

“Por aquí está una escuela y como se complica pasar, hay una de carros, trato de no pasar sobretodo a la hora de la comida, veo como hacen fila esperando a sus niños y es un reverendo relajo, pero que le vamos a hacer”, indicó.

Al respecto, el arquitecto Raúl Martín del Campo Flores reconoció que dos años atrás no había forma de ordenar el crecimiento de la ciudad.“Es complicado porque antes no había un plan que dijera que no se podían construir escuelas, ahora con el plan te dice qué tipo de vías y dependiendo del tipo de avenida te va diciendo qué puedes construir”, expuso.

El integrante del Comité Consultivo Municipal de Planeación Urbana dijo que el programa de ordenamiento territorial contiene ciertos candados, tales como que no pueden pegar edificios a otros colindantes, así como dejar ciertas áreas de construcción libres.

“Ahora van a empezar a dar las licencias de operación que va ser otro candadote para todo, por ejemplo, si rentas una casa en Lomas de Rosales y dices voy a hacer un salón de belleza para que puedas tener una licencia de operación vas a tener que pasar por obras públicas que te va a decir que no pueden porque el  plan no lo permite, (el otorgamiento de) estas licencias va aligado a protección civil y departamento de alcoholes”, detalló.

El especialista sostuvo que en estos momentos lo único que pueden hacer es tomar medidas que permitan hacer más fluida la vialidad y rectificar la densidad en algunas zonas.

“Vamos para dos años con el programa de ordenamiento, lo que queremos nosotros es modificar en algunas partes para que quede normado y se dé el desarrollo de esas zonas comerciales como de vivienda”, expuso.