Al fin les llevan comida a estudiantes de primaria

Durante varios días la empresa proveedora incumplió su compromiso de llevar alimentos a los alumnos de la escuela primaria Presidente Benito Juárez. 
En algunas escuelas de tiempo completo hubo imprevistos.
En algunas escuelas de tiempo completo hubo imprevistos. (Agustín Martínez)

Guadalupe

Fueron días de mucha incertidumbre. Fueron largas jornadas en las que hubo que aguantar el hambre, y todo porque la empresa proveedora no quería, o no podía, cumplir.

Durante una semana, los 156 alumnos de la escuela primaria de tiempo completo “Presidente Benito Juárez”, en Guadalupe, no recibieron alimentos por parte del proveedor.

La situación obligó a las madres de familia a estar muy al pendiente y llevarles lonche, aunque algunos días los niños, simplemente, no comieron nada.

La directora del plantel ubicado en las calles Fresno y Sabino, en Valles de la Silla, María Luisa Quiñones Álvarez, comentó que durante varios días exigió el cumplimiento a la empresa denominada SANSA.

Sin embargo, la encargada del negocio, Rocío Castillo, le dio largas al asunto durante toda la semana pasada.

“Con Rocío Castillo, me comunico con ella (el lunes 25 de agosto) y me dice que ya era tarde para traer la alimentación, pero que el martes, sin falta, sería la primera escuela que tendría la alimentación”, comentó la profesora.

Desafortunadamente se trató de simples promesas. Los primeros días los niños pasaron hambre, ya después las mamás no tuvieron más remedio que llevarles comida desde casa.

“(El martes 26 de agosto) no se presenta ninguna madre de familia, nadie, con alimento para los muchachos, y los niños sin comer todo el santo día, porque muchos dijeron, desde la mañana, les van a traer comida, pero nunca llegaron”, indicó.

Por fin a las 13:10 de este lunes 1 de septiembre llegaron los alimentos. Uno a uno, los pequeños de primero a sexto grado pasaron por su platillo.

Picadillo con verduras y arroz; también tortillas, postre y agua pura, conformaron el menú.

La directora María Luisa Quiñones manifestó su desde de que así siga la prestación del servicio, con el fin de no afectar el proceso de aprendizaje de los estudiantes.

“Si está el programa, y la escuela, como lo dijeron, forma parte de él, pues que realmente el alimento sea como se ha prometido. Que sea especialmente con nosotros a la 1 de la tarde, o de 1:00 a 1:30”, puntualizó.

Ahora sí, después de una semana batallando, los pequeñines por fin pudieron disfrutar de su comida en la escuela “Presidente Benito Juárez”.