'Escuela Segura' reforzará modelo de protección infantil

Juan Carmen Rentería, coordinador de la subsecretaría de servicios educativos en La Laguna, detalló que existe una coordinación con Seguridad Pública para dar orientación a la juventud. 
El estudio realizado reveló que hay una relación entre el uso de estupefacientes y las conductas violentas.
El estudio realizado reveló que hay una relación entre el uso de estupefacientes y las conductas violentas. (Haide Ambriz Padilla)

Torreón, Coahuila

Juan Carmen Rentería, coordinador de evaluación de la subsecretaría de servicios educativos en La Laguna, informó que se está retomando el programa de 'Escuela Segura', donde el enfoque es cuidar la salud de los niños y su seguridad. 

Luego de lo ocurrido en Monterrey, se realiza un estudio local con 10 escuelas, donde se obtendrá un diagnóstico de lo que se vive en las escuelas. 

El funcionario advirtió que a partir de noviembre la subdirección de servicios educativos se coordinó con la dirección de Seguridad Pública, que maneja el programa de escuela segura, a través de Proximidad Social, para realizar un estudio diagnóstico de las escuelas locales.

Se eligieron 10 escuelas para realizar este diagnóstico, la elección fue hecha a través de la recomendación de los coordinadores de nivel secundaria. Se convino realizar primero un estudio de factores de riesgo en estas escuelas. 

Se encontró la presencia de violencia, además de factores que indican que los alumnos están expuestos a más detonantes violentos. Se aplicó un instrumento de medición a estudiantes, maestros, padres de familia y vecinos de la escuela en cuestión.

Se pidieron datos sobre su persona, familia, calle y la escuela. Para luego analizar si cada uno de estos factores indican presencia de violencia o son focos rojos al existir la posibilidad de detonar la violencia. 

Respecto al consumo de drogas, reconoció que sí encontraron la presencia de estupefacientes, ya que la metodología compara las personas que han participado en hechos de violencia y los que no, ahí se les pregunta si han manejado sustancias prohibidas.

Con la radiografía de riesgos en mano, se regresa a las escuelas y se ponen en marcha acciones para contrarrestar esos factores de riesgo, con la intención de incidir directamente en el factor violencia que está presente en las escuelas analizadas. 

También se encontró una correlación entre violencia y consumo de drogas. 

“Todas las escuelas tiene presencia y riesgo de violencia, los factores varían en número y calidad. Se detectó la falta de control de emociones a nivel personal, como un factor importante para detonar la violencia, así como la falta de atención familiar”.

El funcionario advirtió que en tres meses se regresa a evaluar la escuela de nuevo, para calificar si las medidas de remediación y prevención de la violencia han sido efectivas en estos planteles educativos.  


rcm