CRÓNICA | POR ANAHY MEZA

“Sabía que tenía una misión en la vida, y era enseñar a otros"

Desde los ocho años perdió la vista, ahora es profesor de braille. Relata la odisea de llegar a su trabajo, el caminar por las principales calles de la ciudad y encontrarse con vendedores ambulantes.

Con mucha seguridad le enseña a su alumna a transitar en la vía pública.
Con mucha seguridad le enseña a su alumna a transitar en la vía pública. (Anahy Meza)

Tampico

José Eduardo Andrade Cruzes un profesor de braille y de movilidad para invidentes.

Él perdió la vista por completoa los 8 años, él se preparó y desde 15 años trabaja para ayudar a otros, es un ejemplo de lucha y esfuerzo.

Tiene 35 años, y desde hace tres da clases en la biblioteca de Tampico, de lecto escritura braille.

 Te Recomendamos: Votarán con sistema braille 

Se desplaza sólo, a velocidad normal, sabe dónde está cada escalón, y su seguridad la transmite a sus alumnos.

Nació con un problema de debilidad visual, pudo ver hasta los ocho años, pero eso no lo detuvo, sabía que tenía una misión en la vida, y era poder enseñar a otros que como él tienen que esforzarse el doble para alcanzar sus metas.

Su trabajo también consiste en ayudar a jóvenes y adultos a utilizar el bastón, dice que para poder desplazarse solo, un invidente tiene que agudizar sus demás sentidos, el principal es el oído.

“Las clases que imparto son todos los días, son de lecto escritura braille, y orientación y movilidad, que tiene que ver con uso del bastón, ubicarlos sentidos, desarrollar más los cuatro sentidos a falta de la vista”.

Este jueves se le observa caminar por la Plaza de Armas con una de sus alumnas, la enseña a desplazarse sola por el centro de Tampico, se llama Edith Vega, y tiene apenas 22 años, ella nació con un problema de madurez en el nervio óptico, era débil visual hasta los tres años, que perdió por completo la vista.

A ella tampoco nada la ha detenido, en este momento estudia la preparatoria para discapacitados y uno de sus deseos más grandees poder hacer su vida de forma independiente.

Relata la odisea de llegar a su trabajo, el caminar por las principales calles de la ciudad y encontrarse con vendedores ambulantes.

Cuenta que lo más difícil, para ellos, los débiles visuales y ciegos, es enfrentar el ruido, por el desarrollo de susentido auditivo, el cual desorienta, lastima y contamina.

“Nosotros nos basamos en lo que escuchamos y cuando lo que escuchamos es pura música no te deja escuchar si viene carro y si hay alguien que te apoye pues qué padre, pero si no es así ahí batallas”, señaló.

Quisiera que el 15 de octubre ” Día Internacional del Bastón Blanco”ó  “día de los ciegos” no pase desapercibido, y que se evidencie la problemática que dicho sector de la sociedad tiene que pasar diariamente.

“Lo triste aquí esque pocas autoridades conocen la existencia del día o no se les toma tanto en cuenta, ni las autoridades municipales, estatales y federales”,aseguró.

Pese a ello dijo que ahora hay más apoyo que antes, hay oportunidades para que ellos puedan estudiar, y puedan ser productivos, y el programa que se hace en la biblioteca municipal, que se arrancó en la administración pasada es el mejor ejemplo.

Para aquellos interesados en tomarlas clases de braille se informa que se imparte de forma gratuita, en la biblioteca municipal donde existen 150 títulos de braille y 100 audio libros, que facilita el aprendizaje para los que inician, y no se les pide material,  él está en el sitio de las 8 de la mañana a las 3 de la tarde.

Te Recomendamos: Biblioteca de Tampico promueve clases de braille 



IMRJ