Se esconden los franeleros en el Jalisco

Patrullas de Guadalajara rondaron los alrededores del Estadio Jalisco con la intención de evitar la práctica de los aparta lugares. 
El operativo provocó la desaparición casi total de los llamados ‘viene viene’.
El operativo provocó la desaparición casi total de los llamados ‘viene viene’. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

El operativo ‘anti franeleros’ que montó el Ayuntamiento de Guadalajara desde la mañana de este domingo en el Estadio Jalisco, con motivo del duelo entre UdeG y Toluca,  provocó la desaparición casi total de los llamados ‘viene viene’.

Tal y como sucedió en los últimos días en Santa Tere, patrullas de Guadalajara rondaron los alrededores del Coloso de la Calzada Independencia con la intención de evitar la práctica de los aparta lugares.

Desde temprano, uniformados aparecieron en las calles aledañas del Estadio para retirar cubetas, cajas o cualquier tipo de elemento que evitara que los automovilistas se estacionaran con libertad.

Las franelas desaparecieron. No así algunos intrépidos que buscaban sacar su ‘domingo’ a costa de los aficionados al futbol. Sin la presencia de botes o el clásico movimiento de franela, algunos vecinos del Jalisco ofrecían su cochera o, en su defecto su banqueta para cuidar los automóviles.

“Está cabrón. En la mañana vinieron patrullas, venía con ellos una cámara de TV Azteca, se llevaron todas las cubetas, por eso muy poquitos andamos ofreciendo espacio.  Yo sí estoy estacionando como todos los partidos, pero ahora no hago ‘holas’, la gente ya me conoce y llega”, dijo uno de los vecinos que semana a semana ve en el futbol una fuente de ingresos.

Algunos aficionados vieron con buenos ojos este operativo, ya que se ahorraron un dinero que bien lo pudieron aprovechar en una chela o un lonche en el estadio. “La neta está chido esto, yo llegué sin broncas y estacioné mi coche a tres cuadras del estadio. Normalmente a estas alturas ya hay gente apartando lugar y a veces se manchan, te cobran hasta 100 pesos por coche, dependiendo del partido”, dijo Santiago, un orgulloso aficionado de los melenudos.

En algunas calles se lograron observar algunas cubetas y hasta botellas con líquidos, pero se debía a vecinos que deseaban evitar la presencia de aficionados a las afueras de sus hogares.