Cumple 3 semanas falla en escalera eléctrica del Metro

Los técnicos argumentan que hace falta una pieza que ya se pidió a Francia; los usuarios se quejan de recorrer más 60 escalones.
Algunos pasajeros bajan con dificultad.
Algunos pasajeros bajan con dificultad. (Especial)

México

Son 61 escalones, una de las escaleras más largas en el Metro, afecta a usuarios, incluidos ancianos y personas con discapacidad que deben padecerla cotidianamente. Desde hace más de tres semanas no funciona la escalera eléctrica de la estación del Metro Miguel Ángel de Quevedo, dirección Universidad-Indios Verdes.

De acuerdo con personal que labora en la estación, la escalera eléctrica está fuera de funcionamiento desde hace tres semanas porque le falta una pieza, aunque los trabajadores admiten que desde meses atrás ese equipo ya daba muchos problemas y su operación era intermitente.

Los técnicos de la empresa concesionada para dar el mantenimiento a ese equipo del Metro dicen que la pieza que falta deben traerla desde París, Francia, por lo que la escalera eléctrica no podrá estar reparada antes del fin de año.

“Los usuarios nos reclaman a nosotros por las fallas frecuentes en las escaleras eléctricas, nos dicen que es un robo que hayan subido el boleto del Metro para que el servicio sea peor que antes. Nosotros no podemos hacer nada, más que aguantar vara con todas las críticas”, comentó un policía de la estación.

Además, no obstante que las escaleras eléctricas no funcionan, solo de vez en cuando se bloquean por seguridad para impedir que algún usuario suba o baje por ellas, en prevención de algún accidente.

Ancianos, personas con discapacidad motriz o visual son quienes más sufren las fallas en el equipo del Metro. Cada día deben bajar con gran esfuerzo los 61 escalones de cemento en la estación Quevedo.

El lunes, una anciana recién operada de la rodilla no tuvo opción: como pudo descendió los 61 escalones. Miguel Ángel de Quevedo, sin ser estación de correspondencia, registra un elevado número de usuarios, incluidos ancianos y gente con discapacidad, que toman afuera de ahí el trolebús que los lleva gratuitamente a Taxqueña y a Tláhuac o, en sentido inverso, a Ciudad Universitaria.

En abril pasado, en esa misma estación de la Línea 3 (Verde) se registró un percance en las escaleras eléctricas. Según se difundió entonces en la prensa, cinco mujeres resultaron lesionadas cuando las escaleras se detuvieron y dieron marcha atrás provocando que las cinco personas cayeran. Una semana después, ya en mayo, otro percance con las escaleras en esa estación dejó dos lesionados.

Ese mismo mes, el director del Metro, Jorge Gaviño, dijo a la prensa que las fallas en las escaleras eléctricas se cuentan por cientos, con por lo menos un reporte de accidentes a diario en promedio. Dio estadísticas: en 2013, 531 fallas; en 2014, 486; en 2015, 503, y hasta mayo de 2016 iban 320 fallas.

Gaviño dijo entonces que de las 466 escaleras eléctricas en la red de transporte, la principal del país, 89 estaban en estado crítico y requerían reparación o sustitución urgente. Añadió que había 120 millones de pesos para su mantenimiento y que ya se habían invertido 100 millones para reparar 62 equipos. No obstante, advirtió que se necesitaban 35 mil millones para tener al Metro en óptimas condiciones.

Hace casi tres años, el 13 de diciembre de 2013, Miguel Ángel Mancera subió el costo del pasaje del Metro de tres a cinco pesos, con el pretexto de mejorar las instalaciones y el servicio, principalmente.