Los días iguales a las noches y otros mitos del equinoccio

La entrada de la primaver tampoco coincide exactamente con el equinoccio, pues las estaciones del año están regidas por la onda elíptica marcada en la rotación del planeta.

Monterrey

Cada 20 de marzo sucede el fenómeno conocido como equinoccio, el cual se explica de forma sintetizada cómo la misma duración entre el día y la noche.

Esto ocurre cuando los rayos solares impactan perpendicularmente al ecuador por un lapso de tiempo.

Sin embargo, contemplar que las horas de oscuridad y luz serán iguales, es una suposición poco precisa dado que dependiendo de la ubicación respecto al Sol, los rayos inciden de manera diferente lo cual extrañas ocasiones ocurre.

Según informó Abimael Salas, jefe de meteorología de Milenio TV, el 15 de marzo las horas de día y noche fueron las mismas, al menos en Nuevo León. 

"Aunque la Tierra da la apariencia de ser una esfera perfecta, no es así, es un poco ovalada. Entonces, los rayos, en la práctica, inciden de manera diferente. En algunas latitudes puede ser un poco más larga la noche, o un poco más corta durante el equinoccio", explicó Salas.

Respecto a la entrada de la primavera, ésta tampoco coincide exactamente con el equinoccio, ya que dicha estación del año entró este día, pero a las 10:00.

"Las estaciones están regidas no por la distancia de la Tierra con respecto al Sol, como muchas personas piensan, más bien por el movimiento de la Tierra en torno al Sol, lo que hace una  elíptica y sobre todo por su grado de inclinación de su eje", agregó el meteorólogo.

Es decir, la onda elíptica marcada en la rotación del planeta es lo que define las estaciones del año, no tanto el movimiento de traslación alrededor del Sol.

"De hecho en el invierno del hemisferio norte, la Tierra está más cerca del Sol y en el verano es cuando más lejos estamos, aquí la diferencia lo hace la posición de la tierra".

Donde sí se percibe un cambio radical es en los polos, pues al Norte se contabilizó una duración solar de 9 horas y 35 minutos el 18 de marzo, mientras que al día siguiente, la duración fue de 24 horas.

El Polo Norte llegará a tener seis meses con 24 horas continuas de Sol y el Sur se mantendrá en penumbras, pues se visualiza como el gran astro se mueve cerca del Horizonte. En cuanto a esto, enfatizó que solo se puede apreciar con precisión a cero grados de latitud, no en las capas polares.

No obstante, el equinoccio y la entrada de la primavera tiene un fuerte significado milenario, dado que dicha fecha significa el inicio de prosperas y fértiles cosechas.

Sin embargo, seguidores del espiritualismo astronómico esperan con ansia la fecha, pues consideran buen momento para renovar el alma, por lo que gran parte de creyentes se dan cita a las Pirámides de Teotihuacán o Chichen Itzá para adquirir "nuevas energías".