“En Jalisco no hay equidad de género”, denuncia una víctima

Linda Montes de Oca busca divorciarse desde hace dos años. Asegura que ha habido complicidad del poder judicial para que no proceda su caso y favorecer al marido que la despojó de su patrimonio.
Linda Beatriz Montes de Oca Aguirre fue atendida por la CEDHJ.
Linda Beatriz Montes de Oca Aguirre fue atendida por la CEDHJ. (Maricarmen Rello)

Guadalajara

“¿Equidad de género? ¿Cuál equidad? Al menos en Jalisco no la hay”, sostuvo Linda Beatriz Montes de Oca Aguirre, frente a una amplia concurrencia que se dio cita ayer al foro sobre violencia económica y política organizado por el Instituto Jalisciense de las Mujeres (IJM) y donde expuso las dificultades que ha atravesado para obtener el divorcio, sin poder obtenerlo aún, a dos años de haber presentado su demanda en el 4º Juzgado de lo Familiar.

“Por solicitar el divorcio he recibido acoso de todo tipo. Eso me ha permitido ver el sistema de justicia que tenemos. Las mujeres somos sumamente vulnerables”, narró la  empresaria, quien se casó hace 29 años con David Mora Zamarripa, un hombre que ella califica de ‘bien relacionado’ gracias a los recursos económicos.

Linda presume complicidad del poder judicial para que no proceda su caso y para favorecer al marido que la despojó de su patrimonio, pese a estar casados por bienes mancomunados, al quedarse con la empresa editorial que ambos forjaron. 

Los tres hijos que procrearon juntos, ya son mayores de edad (28, 25 y 23 años), por lo que no hay conflictos de custodia. Ellos viven con el padre. Aún así, su marido presentó una denuncia por violencia intrafamiliar que progresó, y expeditamente se giró orden de aprehensión en su contra. Linda tuvo que ampararse.   

“Es como un castigo. Las mujeres nos enfrentamos a que si pides el divorcio te sanciono”, señala, tras haberse topado en los juzgados con casos similares al suyo.

“En julio de 2013 empecé con el divorcio y antes, en abril, presenté una denuncia por maltrato, con parte médico, con grabaciones de amenazas e insultos… Siendo averiguaciones bien integradas no avanzan… siempre es ponerle un pero”, dijo en entrevista.

El caso no es desconocido por las autoridades de Jalisco, pues Montes de Oca acudió ya al DIF, al IJM –siendo Mariana Fernández la presidenta- y además el mes pasado introdujo una queja al Consejo de la Judicatura. Desesperada publicó un desplegado en un medio local el pasado 3 de marzo, solicitando apoyo del gobierno para resolver su caso.

Ayer fue atendida por la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDHJ). El organismo puede darle orientación legal pero no tiene competencia en el ámbito jurisdiccional. También espera una entrevista con la nueva presidenta del IJM, Erika Loyo y con un consejero de la Judicatura.