20 años enjaulados; agente municipal asegura no es inhumano

Dos hermanos que padecen de enfermedad mental fueron enjaulados por más de dos décadas, tras ser expulsados del psiquiátrico de Tampico.
Hermanos discapacitados eran recluidos en jaulas
Hermanos discapacitados eran recluidos en jaulas (Milenio)

Veracruz

En el poblado de Cacalilao Veracruz se detectó el caso de dos hermanos discapacitados que eran recluidos en celdas de fierro y bajo candado.

Situados en dos casas de madera en el domicilio marcado con el número 12 de la colonia 18 de Marzo, viven los dos hombres.

En una de las viviendas, se encuentra uno de ellos, de al parecer 45 años de edad, el cual tiene diagnosticado síndrome de Down, mientras que en la otra casa se encuentra su hermano quien aparenta unos 50 años de edad y que también padece de sus facultades mentales.

Un residente de ese sector de nombre Cirilo Olvera, cuenta que hace aproximadamente 25 años murieron los padres de estas personas, por lo que desde ese entonces los sujetos viven en condiciones precarias, pues en la habitación donde están no hay baño ni servicio de agua o energía eléctrica, por lo que llevan a cabo sus necesidades fisiológicas ahí mismo.

Según el pueblerino, un señor acude a ese lugar por las tardes a traerles alimento, pero enseguida se retira sin decir nada a los vecinos, nadie sabe de quien se trate, en ocasiones también se mantienen alimentados con comida que los mismos vecinos les lanzan al suelo.

Presuntamente, fueron los propios vecinos de esta calle quienes cooperaron entre sí para mandar ponerles esas rejas a las humildes casitas ya que antes los hermanos se peleaban hasta cansarse.

Se trata de una terrible privación de la libertad que mantiene a estos dos hermanos discapacitados en condiciones inhumanas desde hace casi 20 años sin que nadie haga nada por rescatarlos.

Al ser cuestionada sobe este caso, la presidenta del DIF de Panuco, Elia Pazzi declaró no estar enterada de los hechos, y dirigió la responsabilidad al agente municipal Enrique Escobar, quien según ella, lo vio normal.

Sobre este controversial caso el agente municipal aseguró que se trata de un caso que paulatinamente fue generando condiciones de este tipo desde hace más de 25 años pero que no puede catalogarse como inhumano y mucho menos como abandono pues estas personas cuentan con asistencia médica así como alimentación diaria.

El representante de la autoridad del lugar estableció que bajo este contexto han estado desde el fallecimiento de la madre, uno de ellos aparentemente padece de esquizofrenia y el otro síndrome de Down señalando que en algún momento fueron trasladados al hospital psiquiátrico en el vecino puerto de Tampico, Tamaulipas pero que por alguna razón hasta ahora desconocida los regresaron.

Dijo que ambas personas tienen un familiar en la capital de la República que trabaja para Petróleos Mexicanos y que les deriva atención médica como seguridad social además de que tiene contratada a una persona que les atiende diariamente.

Cuestionado sobre las condiciones en las que se encontraban señaló que uno de ellos no admite vestimenta y cuando le ponen algún tipo de camisa la rompe y se deshace de ella, el otro no está encerrado sale a deambular por la calle y regresa a comer y él solo cierra el domicilio pues padece de posible delirio de persecución.

Señalando también que en efecto, algunas personas les llevan de comer pero es por su propia voluntad y en algunos casos genera la apariencia de que están abandonados recalcando finalmente que esta no es la condición de las personas y aclaró que en la comunidad ya se han realizado reuniones de ciudadanos y se ha concluido que no significan riesgo, ni se les violentan sus derechos, y que quién denunció públicamente el hecho se trata de alguien que no vive en esa comunidad.