Enfermos venden cacahuates para ayudarse a vivir

Padecen algún trastorno mental, por lo que instituciones de beneficencia de la zona les brindan comida y vestimenta.
Venden cacahuates.
Venden cacahuates. (Milenio Digital)

Tampico

Vendiendo cacahuates y con apoyos de la sociedad civil, así como de instituciones, es como la Casa Hogar San Pedro, logra mantener y dar tratamiento médico a 97 personas que padecen de algún tipo de trastorno mental.

Ubicada en la carretera Quinta Martha a Lomas de Real Km. 10 del municipio de Altamira, es donde estas personas reciben techo, comida, agua, atención médica y lo más importante, amor, con lo cual han logrado formar una gran familia.

De acuerdo con la directora de la asociación, Romana González, estas personas son canalizadas por el Sistema DIF, anteriormente eran los elementos policiacos y Protección Civil, quien los recogía de la calle y los llevaba a la Casa Hogar, sin embargo, ahora es el DIF el encargado de hacer el traslado.

Señaló que cada vez que que llega un paciente a la asociación, se lleva a cabo una investigación para detectar si realmente son personas que no cuentan con familia, de ser así, son cobijados en la Casa Hogar, en donde además de techo, reciben comida, medicamentos y todo lo necesario para llevar una vida agradable.

"Se les da la atención, se les da casa completa con todo, medicamentos, comida tres veces al día, baño. Estas personas no tienen a nadie en el mundo, hay quienes sabemos que tienen familia, pero no los quieren, por eso están aquí. Es una casa de apoyo a personas con trastornos mentales. Primero los traían los policías y Protección Civil, ahora se los llevan al DIF y de ahí ellos se encargan de canalizarlos con nosotros", explicó.

Comentó que en su mayoría son personas que oscilan entre los 25 y 60 años de edad, y todos padecen de algún tipo de problema psiquiátrico, mismo que con el paso del tiempo lo han ido controlando, y actualmente, la mayoría de ellos, tienen un comportamiento tranquilo y viven contentos.

Señaló que hay momentos en que los pacientes se encuentran tristes y quieren salir a buscar a su familia, sin embargo, ha habido ocasiones en que éstos se escapan, pero al llegar a su casa reciben el rechazo de su familia y se regresan.

"Tienen problemas psiquiátricos, son enfermos mentales, sin hogar, reciben el tratamiento por medio de un psiquiatra, son diferentes enfermedades, pueden ser bipolares, esquizofrénicos. Hay muchos que están en tratamiento desde pequeños, entonces ya no les hace el medicamento, pero mientras ellos obedezcan, todos son muy tranquilos", expuso.

Doña Rommy, como todos la llaman, dijo que el servir a estas personas es muy gratificante, pues muchas veces ellos han pasado por muchas cosas, en primer lugar, el desprecio de su familia, al andar en la calle, padecen frío, calor, hambre, son víctimas de la inseguridad, por lo que la Casa Hogar les brinda la mano, para que puedan salir adelante, sin embargo, actualmente ya no hay cupo para recibir a más pacientes.

"La Casa Hogar para mí significa algo muy bonito, porque hay muchas personas en la calle, y la gente prefiere atropellarlos, los policías o soldados como no tienen un lugar a donde llevarlos, los suben a la camioneta y los van a votar lo más lejos que se pueda. Yo ya no tengo lugar para recibir más gente", expresó.

Comentó que los apoyos que recibe no son suficientes, pues en su mayoría son en víveres, sin embargo, lo que más requieren son de los medicamentos, en los cuales se gasta alrededor de 7 mil pesos para el tratamiento de menos de una semana, más 2 mil 450 pesos semanales de gasolina, entre otros gastos, mismos que buscan cubrir con la venta de cacahuates.

Señaló que quienes gusten brindar ayuda ya sea con donativos en efectivo, comida, medicamentos o ropa, pueden asistir personalmente a la Casa Hogar San Pedro, o comunicarse directamente con ella al número 833-328-59-91.

La Casa Hogar San Pedro, también conocida como Casa Hogar Granja San Pedro, inició operaciones hace más de 18 años por Don José Fraga.

Es un centro asistencial para enfermos mentales, adultos e indigentes. Es una labor que se ha estado desarrollando por más de 18 años.

Sus fundadores invitan a poner un granito de arena para que esta obra siga adelante, por lo que se busca personas altruistas que ayuden a esta labor.


JERR