Al tope de enfermos y sin recursos, hospital de la SSJ

De acuerdo a testimonios de un trabajador de El Zapote, empleados de fin de semana han llegado a cooperarse para comprar galletas, que dan como colación a internos.

Guadalajara

Al borde de la saturación de internos y con carencias se vive en el Centro de Atención Integral en Salud Mental (Caisame) de Estancia Prolongada, el hospital psiquiátrico de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), mejor conocido como El Zapote, donde actualmente se encuentran internos 260 pacientes, cuando su capacidad es de 265 camas y el promedio de 200. Hay además 48 pacientes en las Unire (villas que funcionan como estancia de medio camino), para pacientes que pueden reintegrarse a la sociedad.

Las cifras fueron proporcionadas por la directora general del Instituto Jalisciense de Salud Mental (Salme), Luz María Coronado Sosa, en entrevista con MILENIO JALISCO tras reconocer que están “casi al límite” de su capacidad pues ha crecido la demanda de servicios.

"De alguna manera, considero, tal vez los suicidios que se dieron de forma pública motivaron a que las personas buscaran ayuda", respondió.

El Zapote padece esta saturación, meses antes de los suicidios en sitios públicos con los que arrancó este 2015. El Salme y sus dos unidades hospitalarias funcionan con el mismo presupuesto desde hace dos años, y el personal no crece cuando aumentan los internos que en su caso pasarán meses y años ahí. “Ya hemos hecho peticiones a las autoridades”, refirió la directiva. De hecho, el Salme demanda al menos un incremento del 50 por ciento de su presupuesto anual que es de 103 millones de pesos, a fin de operar todas las facultades a que está obligado (ver anexo).

Se ve escasez. Según testimonios de un trabajador de El Zapote, los empleados de fin de semana han llegado a cooperarse para comprar galletas, que dan como colación a los internos.

Los mismos trabajadores eventuales de los dos Caisame (el de Estancia Prolongada y el de Estancia Breve) se vieron afectados en el pago de sus percepciones. El salario correspondiente a diciembre 2014 -y parte del aguinaldo- se les depositó la quincena pasada.

Al respecto, Coronado Sosa indicó que se debió a “cuestiones financieras”, ya que la partida presupuestal no la transfirió hasta ahora la Secretaría de Planeación, Administración y Finanzas (Sepaf) del estado. Por falta de recursos económicos tampoco se ha concluido la cocina de El Zapote, obra que arrancó en mayo y está parada. Hoy las comidas de los 260 internos se preparan en un espacio pequeño que los empleados denominan “cocina infantil”, con riesgos para los que ahí laboran.

La directora del Salme apuntó sobre esto que sólo falta colocar el piso, pero no precisó la fecha en que se podrá continuar la obra.

Gerardo Curiel Díaz, coordinador de Denuncia Ciudadana de la Red de Órganos Informativos de los Derechos Humanos y ex líder sindical de la SSJ, sostuvo que “hay graves irregularidades administrativas y financieras en el Salme”, que incluyen despido de otros trabajadores administrativos a través de “sembrarles quejas”, contratos a familiares de los directivos y falta de transparencia en el uso de recursos públicos.

El denunciante, que ha dirigido sendos escritos a diversas autoridades y cartas públicas en medios de comunicación, añadió que la crisis repercute en la falta de vigilancia y la fuga en los últimos meses de al menos cinco internos.

“Falso. El paciente que se nos fugó como tal (el 12 de septiembre de 2014) fue un paciente que desde un principio nosotros notificamos a las instancias correspondientes… inclusive al Ministerio Público y tenemos los documentos que lo constatan, que es una persona que no cumplía las características de paciente. Inimputable. Nuestro hospital es para pacientes psiquiátricos no para pacientes inimputables. Nuestras instalaciones nada más cuentan con malla”, objetó Coronado Sosa. Este hombre, al que alegando su incapacidad mental no se le culpó del homicidio cometido sigue en calidad de fugado.

Añadió que “otros pacientes que se dicen fugados, regresan. La propia familia los regresa, o a veces salen ellos a comprar algo y regresan”, por su propio pie.

¿Esto tiene que ver con la infraestructura, que no es una cárcel?

“Claro, porque es un hospital psiquiátrico. Tenemos vigilantes que nos apoyan pero son vigilantes, no son celadores”, refirió.

LOS RECURSOS DEL SALME

40 psiquiatras .

6 paidopsiquiatras.

50 camas hospitalarias de estancia breve.

265 camas hospitalarias de estancia prolongada.

600 egresos hospitalarios en promedio al año.

60 mil atenciones en promedio al año.

23.9% de los jaliscienses adultos presentan trastornos de salud: ansiedad, depresión, alcoholismo e ideación suicida, los más frecuentes.

Fuente: Salme/Gobierno del Estado de Jalisco

:CLAVES

SALUD MENTAL EN EL ESTADO

El Instituto Jalisciense de Salud Mental (Salme) es la institución rectora de las políticas públicas en esta materia en la entidad.

Es un organismo desconcentrado del OPD Servicios de Salud Jalisco.

Se encarga de la programación, supervisión y evaluación de la promoción, prevención, atención, enseñanza e investigación en salud mental en el estado de Jalisco.

Ejerce un presupuesto anual de 103 millones de pesos.

Cuenta con dos unidades hospitalarias:

*Centro de Atención en Salud Mental (Caisame) de Estancia Prolongada (antes Hospital Psiquiátrico de Jalisco) conocido como “El Zapote”, en el municipio de Tlajomulco de Zúñiga.

*Centro de Atención en Salud Mental (Caisame) de Estancia Breve en Zoquipan, municipio de Zapopan

Tiene 8 Centros Integrales de Salud Mental (Cisame) que dan consulta externa en Ameca, Autlán, Colotlán, El Grullo, Puerto Vallarta, Tlaquepaque, Tonalá y Zapotlán El Grande. Además de siete módulos comunitarios de salud mental.

¿Qué hace un Cisame?

Ofrece servicios para la detección, atención y rehabilitación oportuna en salud mental.

Los Cisame no son financiados con presupuesto del Salme, sino con recursos del Seguro Popular.

Fuente: http://www.jalisco.gob.mx/es/gobierno/organismos/1914