Hidratación, bondad para las vías respiratorias en inverno

Tratándose de niños pequeños lo ideal es que los padres aprendan a manejar las alteraciones de vías respiratorias en su casa.
Brigadistas reparten líquidos por la ola de calor que se registra en Chihuahua.
La hidratación también es fundamental en invierno. (Juan José García Amaro)

Torreón, Coahuila

Una adecuada hidratación permite mantener abiertas las vías aéreas del organismo y evitar complicaciones del aparato respiratorio.

Durante invierno, es importante continuar el consumo de agua pura (no refrescos, ni bebidas con cafeína), principalmente en el caso de infantes y adultos mayores, por ser parte de la población vulnerable y que tiene un mayor riesgo de padecer enfermedades.

Tania Tobías, coordinadora de Medicina Familiar en el Hospital General de Zona No. 2 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), explica que tratándose de niños pequeños lo ideal es que los padres aprendan a manejar las alteraciones de vías respiratorias en su casa.

Se insiste en evitar la automedicación, ya que no todos los fármacos o remedios tienen el mismo resultado en diferentes organismos. Lo más importante es prevenir, pero si la enfermedad se manifiesta acudir con el médico antes de que surjan las complicaciones.

Ya que todos los casos inician con un problema viral que se puede atender con reposo, ingesta de abundantes líquidos, buena alimentación y un ambiente limpio de polvos y humos.

También es importante procurar alimentos caldosos calientes, evitar cambios bruscos de temperatura y mantener el ambiente húmedo, sobre todo cuando se presentan temperaturas bajas y el frío es seco, como en la actualidad.

El estricto cumplimiento de estas sugerencias evita que infantes y personas de la tercera edad presenten complicaciones en vías respiratorias, que incluso pueden provocar la hospitalización y comprometer la vida del paciente.

Los padecimientos más frecuentes en los niños son virales y afectan la vía aérea superior, que inicia en la nariz y termina en la parte más pequeña, que es el alvéolo.

Destacan las rinitis, epiglotitis, laringo-traquetitis, bronquitis y bronquiolitis, que consisten en la inflamación de diferentes partes del tracto respiratorio, que si no se cuidan se complican con bacterias y pueden causar procesos infecciosos como neumonías y bronconeumonías.

En el caso del adulto mayor, generalmente se presentan enfermedades como bronquitis crónica, procesos inflamatorios o cáncer de pulmón, males que en esta temporada incrementan y requieren de hospitalización.

La tos es un mecanismo de defensa pulmonar que expulsa las secreciones e impide que lleguen al pulmón y provoque neumonía.

En este caso es importante tomar en cuenta el color de expectoración ya que cambia de blanquecina (cuando el proceso es viral), a verdosa o amarillenta (cuando es un problema infeccioso).