"Empresas necesitan ser competitivas para sobrevivir"

Cualquier organización, por muy grande que sea, tiene 500 personas cuando mucho; la gran industria maneja entre 150 y 200.
Los pequeños comercios solo pueden salir adelante si ofrecen calidad en productos y servicios
Los pequeños comercios solo pueden salir adelante si ofrecen calidad en productos y servicios (Milenio Digital)

Altamira

Hoy en día es necesario que las empresas sean más competitivas en el manejo de todos sus recursos, tanto materiales como humanos, considera Sergio Luis Naumov García.

El catedrático del Instituto de Estudios Superiores de Tamaulipas en la Maestría en Calidad y Competitividad señaló que hoy una empresa, cuando muy grande, solo tiene de 200 a 500 personas. "¿Cómo nos estamos adecuando las empresas? A ser más competitivos en el manejo de nuestros recursos.

Las tecnologías de antes, antes teníamos empresas de 1 mil 400 personas, hoy son de 500 cuando mucho.

"Empresas como M&G Polímeros tiene 200 y hay muchas con similar cantidad de personal. Hay de 150; hoy que se tiene un dólar más caro, aparentemente ficticio porque el mundo así lo está dictando, no tanto por problemas en la economía doméstica.

Los que exportamos, los que mandamos nuestro producto fuera, nos va bien porque vendemos en dólares y pagamos en pesos.

Eso puede ser una gran ventaja competitiva. Pero todo es relativo. "Si la inflación se mantiene en 3, 3.5 por ciento y el dólar está en 20 pesos, y yo vendo en dólares, son empresas ricas ahora; pero qué pasará, lo cual no es deseable, si el interés sube. Ahora estamos entre 8 y 10 por ciento, pero si se dispara, afecta a todo".

Indicó que situaciones como el dólar caro y el barril de petróleo barato son indicadores de alguna manera ficticios, de los cuales ya no puede dependerse como en el pasado, si bien en la época de Carlos Salinas de Gortari llegó a estar a 8 dólares el barril.

Hoy a las empresas se les exige misión, visión, planeación, metas, erradicar la discriminación y la igualdad de género, así como certificaciones de industria limpia y modelos más competitivos. "Con respecto a la baja del precio del barril de petróleo, recordemos que en el periodo de Carlos Salinas de Gortari, con José Ángel Gurría Treviño, estuvo a ocho dólares. Ya estuvimos no a 20, no a 15, sino a ocho dólares, ya lo vivimos".

Con respecto a la Maestría en Calidad y Competitividad que ofrece el IEST, recordó que en los años 2000, la maestría tuvo su cambio de título porque cambió toda la parte orgánica en programa.

"La titulamos Calidad y Competitividad; calidad es un mundo de herramientas y metodologías y modelos; competitividad es otro mundo. Aquí empezamos a combinar elementos no solo de la calidad, cancelamos algunos elementos que veíamos que ya no respondían a la época, pero respetamos otros e incluimos otros más.

"Se incluyó la parte del respeto al medio ambiente, la responsabilidad social, nuevas metodologías de cálculo para ser mejores en las empresas, como la Seis Sigma; incluimos más normas que antes estábamos concentrados en los ISO, y nos fuimos a la Norma Oficial Mexicana, a manejar las certificaciones en Industria Limpia, en Inocuidad, en la Calidad a la Organización".

Dijo que se han adoptado todos los modelos competitivos porque vienen clientes norteamericanos.

"Muchas empresas tienen en México, Estados Unidos, Centroamérica, Caribe, incluso Europa, y nos decía que no solo había que cumplir con el estándar de cómo hacer las cosas, como es el ISO 9002 que prácticamente desapareció, si bien hay la versión 2008 donde no solo se exige el estándar a las empresas, sino la visión, la misión, visión compartida, planeación de metas, las normas de discriminación, de igualdad de género".

Aclaró que antes la maestría se llamaba en Calidad Total, la cual imparte desde 1996, año en que abrió las puertas este programa.

"Hace algunos años cambió a Calidad y Competitividad, donde imparto el módulo de Talento Competitivo. Antes impartía el módulo de Fundamentos y Herramientas Básicas de la Calidad, mismo que hablaba de calidad total de los años 50, 60, 70 y hasta los 90.

"El mundo va cambiando, tuvimos que irla adaptando hasta titularla en algo más propositivo que es Calidad y Competitividad. La calidad hoy ya no es lo que veíamos antes, lo que yo llamaba las islas.

"Una que propuso William Edwards Deming, la ruta de la calidad, herramienta de identificación y solución de problemas; el trabajo en equipo o círculos de calidad; luego las herramientas de la calidad que decían eran siete, pero son más, como el Pareto, las gráficas de control, lluvia de ideas, Kaoru Ishikawa, el pescadito de la causa-efecto".

Añadió las cinco S, lo cual habla de la organización de la limpieza, el Kaizen o buzón de sugerencias; todo eso proponía la maestría que atendía las necesidades de esa época, desde los 90 hasta la primera década del 2000.

"La gente venía, se inscribía, grupos muy grandes, gracias al empeño del Instituto de Estudios Superiores de Tamaulipas y hoy de la Red de Universidades Anáhuac".