En riesgo empleos, por lo caro del agua

De no cambiarse la decisión de aumentar las tarifas 300%, las empresas se verán obligadas a hacer reajustes de personal para paliar el impacto.
Peligran empleos si no se resuelve el problema del encarecimiento del agua industrial.
Peligran empleos si no se resuelve el problema del encarecimiento del agua industrial. (Especial)

Altamira

El impacto por lo caro de las tarifas de agua industrial en Altamira, obligará a las empresas a reducir personal si la situación no se resuelve de manera favorable, afirma Gerardo Sors García, director y apoderado legal del Parque "Altamira Servicios de Infraestructura", S.A. de C.V. (Asisa).

Él fue uno de los asistentes a la reunión que se llevó a cabo en la ciudad de México para tratar esta problemática con autoridades de la Secretaría de Hacienda y la Comisión Nacional del Agua.

"Esto nos sigue pegando muchísimo, en algunos más, en algunos menos, pero es claro que tenemos una afectación, porque el incremento del 300% es demasiado, más para un insumo como el agua, que en algunos casos es materia prima, y en otros, secundaria", destacó.

Comentó que se reduce el margen de utilidades, y aunque hasta el momento las industrias no han tenido la necesidad de recortar nóminas, si no hay una solución al problema, tendría que haber a la larga un reajuste muy significativo. "Se vería el impacto, por el momento es difícil definir en qué porcentaje se tendrían que hacer reajustes, en la empresa estamos viendo lo menos que se pueda afectar".

Además, subrayó que el aumento de la tarifa de agua a la industria de Altamira, ha provocado que inversionistas que tenían pensado establecerse en la zona y que ya se encontraban por definir trabajos, hoy se encuentran en espera de que la Secretaría de Hacienda, determine cambiarlos de zona 2 que es la más cara, a la 4.

Mencionó que a la empresa que representa, también les está inhibiendo nuevas inversiones. "Es muy difícil promover que vengan nuevas inversiones a la zona, cuando no hay una claridad en cuestión de los costos", dijo. Explicó que por cada empresa interesada que no llega, se estarían perdiendo entre treinta a cuarenta empleos.

Ese escenario, comentó, causa incertidumbre porque el inversionista tiene intención de venir, y en su momento realizó estudios de factibilidad y de lo que va costar establecerse.

Explicó que "es complicado, porque previamente se hace un análisis de cuánto vale el agua, la tierra, la energía; entonces, cuando se toma la decisión, de repente le suben el agua en un 300%. Independientemente de que nos afecta, no podemos ofrecer garantías de que mañana no nos van a incrementar el predial en un 500%, no es lógico, es lo que nos dicen".

Comentó que es recomendable que las autoridades trabajen en crear las condiciones de confianza, seguridad y certeza jurídica, porque como país se proyecta falta de seriedad, pues el incremento de un 300% en la tarifa del agua de un año para otro, "no le da confianza a nadie".

A casi dos meses de haber realizado la reunión en Palacio Nacional, dijo que se coordinan con el diputado federal Germán Pacheco, para agendar una nueva cita, que esperan confirmar en los próximos días.

De no obtener la respuesta que desean, no quitarán el dedo del renglón, ya que comprar agua a la Comapa no es muy factible, porque no daría abasto a todas las empresas de la zona industrial.

Agregó que al presentar los argumentos técnicos, "hay un decreto que señala que el 30% del volumen de agua virtual se tiene que reservar, y no está muy claro en base a qué se tiene que reservar esa cantidad".