Denuncian malos manejos en la Secretaría de Movilidad

Denuncian trabajadores preferencias para empleados que aportan dinero y se involucran con sus superiores, así como patrullas nuevas sin ser usadas.
Empleados señalan que hay vehículos nuevos que no son usados
Empleados señalan que hay vehículos nuevos que no son usados (Cortesía)

Guadalajara

Para algunos elementos que forman parte de la Secretaría de Movilidad (Semov) hay dos cosas claras sobre el incidente de la madrugada del pasado sábado que mató a dos de sus compañeros, la primera es que éstos andaban pie-tierra, es decir, se mandaron al punto sin patrulla oficial; la segunda: este accidente fue la gota que derramó el vaso, un detonante de irresponsabilidad, poca seguridad, corrupción e impunidad que, aseguran, abunda en la corporación y viven día a día sus trabajadores.

El que un conductor de Uber en estado de ebriedad se lanzara contra un grupo de trabajadores que realizaban labores de balizamiento y matara a dos de ellos, fue más que suficiente para que los compañeros se indignaran, no solo con el responsable, sino también, y con más motivos, con la secretaría para la que laboran, y su negligencia.

Uno de los trabajadores del área de Infraestructura Vial, a la que pertenecía Ramón, uno de los fallecidos, denuncia las irregularidades que viven en sus jornadas de trabajo.

"Yo pues agradezco mucho el trabajo que tengo, pero es muy triste y deprimente las condiciones en las que a veces nos mandan a trabajar (...) No hay unidades, si tú vas a la parte alta del estacionamiento para las unidades de vialidad, están cincuenta unidades nuevas, no sé por qué no las están utilizando... están mandando oficiales en sus propios carros o a veces los mandan en camión, a que nos hagan el corte de circulación a donde vamos nosotros a trabajar (...) los ponen pie-tierra a que supuestamente nos cubran", dijo a MILENIO JALISCO el hombre quien prefirió omitir su nombre.

Su testimonio es reafirmado por una policía vial de la Semov, quien además denuncia preferencias sobre los mismos operativos sobre a quién le asignan unidad y a quién no. A partir de los exámenes de confianza, se giró la orden de que aquellos que no los pasaran, y no recibieran su bono especial por hacerlo, andarían pie-tierra, y los que sí reciben el cheque estarían en unidad, sin embargo "la realidad es otra, porque al fin y al cabo dejan a pie-tierra a los que quieren, y suben a unidad a los que les conviene, y lo tengo comprobado... yo tengo cheque pero como no agarro dinero, pues entonces no puedo andar en unidad, porque andar en unidad, es que tienes que repartir el dinero (que se junte en el día de las 'mordidas')", asegura la empleada.

Menciona también que si la unidad se descompone son los mismos policías quienes deben pagar por su reparación. Y denuncia algo aún más grave: preferencias a los elementos femeninos que se involucran con sus superiores. "Los comandantes están acostumbrados a que uno de mujer les de las nalgas (...) de verdad es una asquerosidad".

"La verdad siempre ha habido carencias e injusticias, el tiempo que yo tengo en la secretaría siempre ha sido igual, el poco tiempo que yo usé patrulla el comandante a cargo nos pedía dinero para arreglarla y hasta para gasolina", menciona a este medio otra de las policías viales de la corporación, quien además dejó de recibir su cheque por no haber aprobado los exámenes de confianza, gracias a un error de la propia secretaría.

"Según ellos reprobé un examen polígrafo que nunca realicé, en 10 años que tengo en la secretaría nunca me han citado a un polígrafo. Y lo peor que ya no tengo derecho a usar patrulla, ni folios, ni arma, ni radio, por órdenes del secretario (de movilidad). Solo tengo orden de estar en crucero o en oficina", señala la policía quien tiene seis meses de embarazo y ha intentado solucionar el malentendido con el comisario general de vialidad, y el propio Servando Sepúlveda, a través de escritos de los que MILENIO JALISCO tiene copia.

"Hasta ahorita no he tenido respuesta. Y sí me da mucho coraje porque me quitaron mi cheque injustamente por un error de ellos y no se vale. Y no soy la única. Pero como soy de las que no dan dinero a los mandos por eso pasa esto", lamenta.

Se pudo haber evitado

A pesar de que el Comisario de la Policía Vial, Marco Antonio Castañeda mencionó en rueda de prensa que momentos como el incidente donde perdieron la vida los dos elementos, son casos aislados, y que no fue responsabilidad de la secretaría pues el operativo y sus señalamientos estaban en perfectas condiciones, los empleados afirman que lo que pasó no es más que resultado de las carencias y negligencias que se viven en la corporación, y que se pudo haber evitado.

"Yo creo que sí se pudo haber evitado, definitivamente porque las unidades se ponen para eso (proteger a los trabajadores)", aunque el comisario haya dicho que no son para eso, "si haya (sic) estado la unidad, el carro se impacta con la unidad, a lo mejor los alcanza a lesionar pero todo el impacto lo iba a recibir la unidad", señala una de las policías viales, quien asegura que en dichos trabajos no había una patrulla oficial como tal.

El trabajador del departamento de Infraestructura Vial, comenta que a falta de la patrulla de vialidad, se mandó a su compañero Ramón a cubrir con una del área a la que pertenece, misma que no es apta para cubrir por las noches, pues es de un color fácil de camuflar y no cuenta con los elementos visuales ni sonoros adecuados. Una acción completamente arbitraria y poco pensada que costó la vida de dos elementos y dejó a seis niños sin papá.

"Sinceramente les vale sombrilla la vida de uno. Yo no conozco en sí personalmente a mi jefe (...) no han ido a presentarse al taller de señalamientos... completamente el departamento de tránsito se olvida de nosotros del turno nocturno"

El departamento operativo está seguro de que su compañero, Salvador, andaba pie-tierra, es decir, sin arma, sin derecho a realizar folios y sin estar sobre una patrulla; estado que, consideran, le arrebató la vida.

"(Por eso) yo ya no me expongo, ya vi que la empresa, o como quieran llamarle, el gobierno o la secretaría, no va a ver por mí, y le importa un reverendo bledo como yo como persona", dice.

Y concluye: "vamos de mal en peor (...) es una tras otra, tras otra, tras otra (...) son muchas injusticias".

Realizan paro

Ayer parte del personal de la Secretaría de Movilidad, inició un paro laboral, por considerar que hace falta seguridad para ejercer sus trabajos, luego de que la madrugada del pasado sábado dos elementos perdieran la vida mientras llevaban a cabo labores de balizamiento, al ser atropellados por un "Uber" a exceso de velocidad.

La convocatoria para detener labores inició en el turno matutino, y se extendió hasta la tarde y noche, específicamente en el taller de pintura y señalamiento, departamento al que pertenecía el elemento Ramón, que según indican sus colegas fue a hacer un cierre que no le correspondía, y a falta de unidad por parte del otro fallecido, quien iba pie-tierra.

"Mandan a mi compañero Ramón a servir de escudo, con una unidad que no es propia ni está apta para hacer el corte de circulación y apoyar al elemento de pie-tierra porque no hay unidades", señala uno de los trabajadores quien prefirió omitir su nombre.

"No podemos permitir que un compañero más pudiera perder la vida o quedara lisiado ¿no?".

SRN