A 8 años de su muerte, Milenio recuerda a Eliseo Barrón

"Fue un hombre muy enamorado de la vida, de su familia y su trabajo", comentan sus compañeros en el departamento de redacción, quienes ahora, cada 25 de mayo de 2009, vuelven a pensar en él. 
En el año 2009, Eliseo Barrón fue el segundo de tres periodistas que perdieron la vida debido a su trabajo.
En el año 2009, Eliseo Barrón fue el segundo de tres periodistas que perdieron la vida debido a su trabajo. (Especial)

Torreón, Coahuila

El 25 de mayo de 2009, el periodista Eliseo Barrón Hernández, quien se encargaba de cubrir la fuente policiaca, fue secuestrado en presencia de su familia en el municipio de Gómez Palacio.

Eliseo fue encontrado sin vida al día siguiente, en el ejido Eureka, con heridas de bala. Se convirtió en el segundo de tres periodistas asesinados en el país durante aquel año, los otros dos fueron Carlos Ortega Samper y Bladimir Antuna García.  

La PGR se hizo cargo del caso, el expediente fue PGR/Dgo/GP/144/2009. Se ofrecieron cinco millones de pesos a quien proporcionara información sobre los presuntos criminales.  

El jueves 11 de junio de 2009, 17 días después del crimen, el Ejército informó que había detenido a los asesinos.  

Eliseo nació el 7 de noviembre de 1973, tenía 36 años cuando murió, fue el quinto de siete hijos, su padre fue Adelaido Barrón Pérez y su madre María de Lourdes Hernández.

Ingeniero agrónomo de profesión y periodista por convicción, fue en el periódico El Zócalo en la ciudad de Acuña, Coahuila, donde incursionó en el periodismo, ahí laboró durante seis meses después de graduarse.

Posteriormente, trabajó como reportero y fotógrafo de la fuente policiaca en el Express y La Opinión en la ciudad de Torreón, por más de 10 años. Sus compañeros de Milenio recuerdan a Eliseo como un hombre sencillo, abierto y directo.

“Era el bromista y el alma en la redacción, él llegaba y su saludo era para todos, siempre con expresiones muy del norte y de su rancho como él decía, Eliseo tenía espíritu alegre, un humor muy peculiar, era sarcástico y aguantaba la carrilla que se armaba en la redacción".

"Hombre de costumbres muy arraigadas, adoraba su rancho Paso del Águila, frecuentemente hacía alusión a la vida de campo o a las comunidades rurales donde la gente es franca, directa y honesta. Era muy auténtico, no tenía doble cara".  

Sus compañeros coinciden que era muy receloso de sus fuentes, fue un reportero muy dedicado, la policiaca la tenía dominada, no era de las personas que esperaba el boletín de prensa, sin falta iba al lugar de los hechos a tomar fotos y recabar testimonios.

"Era el periodista que siempre impulsaba a innovar y ver la noticia desde otra perspectiva, tenía esa dualidad de ser crítico y de aportar soluciones o propuestas".

"Corresponsal de 24 horas, atento de los hechos noticiosos, trabajador, disciplinado, puntual, un 'reportero de a pie', lo suyo eran las notas breves, directas, información pura, datos duros y precisos". 

Comparten que Eliseo ha sido uno de los reporteros más queridos de la empresa, “llegó muy joven y poca experiencia, pero con muchísimas ganas de aprender a hacer periodismo”.

Expresan que presumía de sus orígenes en cualquier sentido, defendió ser ingeniero de profesión y periodista, orgulloso de ser de rancho y de ser reportero en el equipo de Milenio La Opinión.  

“Eliseo fue un hombre muy enamorado de la vida, de su familia, su trabajo, la religión y sobretodo de sus grandes amores, su esposa y sus dos princesas”. 

"Fue un padre ejemplar, adoraba a sus hijas, decía que él trabajaba para darles un mejor futuro, siempre comentaba que el mejor momento de su día era cuando regresaba a casa y abrazaba a sus mujeres".  

A 8 años de su partida, sus compañeros y personal de la empresa recuerdan al gran hombre, esposo y periodista, Eliseo Barrón Hernández.


rcm