CRÓNICA | POR BRENDA ALCALÁ MEJÍA

¿Y el 066?

Dos mujeres con 5 niños lo abordaron pese a que iba lleno.

El ascensor de la nueva alcaldía de Torreón llevaba 18 personas en su interior, se atoró y provocó miedo entre ellas. No hay quién controle el ingreso. Protección Civil y Emergencias nunca respondieron los llamados.

Torreón, Coahuila

El transcurrir de casi 20 minutos en el interior de un elevador que se descompone en pleno descenso, pone a prueba el auto-control del individuo quien tiene la mala fortuna de estar justo en ese momento.

A las 12:28 horas de este jueves, el único elevador que presta el servicio al público del nuevo edificio de la Presidencia Municipal de Torreón, con 18 personas a bordo se descompuso.

Se utiliza a las 12:26 horas y un par de mujeres, pese a que lo ven lleno y se les dice desde el interior que no es conveniente que ingresen, insisten en abordarlo, las acompañan además cinco menores de distintas edades.

En el interior apenas y se tiene espacio para moverse, no se encuentra nadie que controle la cantidad de personas que ingresan al ascensor.

"Para qué nos subíamos, te dije que era mejor esperar".

Es el piso dos y al cerrarse la puerta, lo que ocurre es que el elevador se detiene sin llegar siquiera al piso uno, simplemente no se mueve, se queda quieto como por segundos se quedaron quienes lo abordaban.

Además de las mujeres y niños, siete reporteros de distintos medios de comunicación y un funcionario estatal.

Al hacer conciencia de lo que pasaba, las mujeres quienes en un inicio insistieron en ingresar, eran las que se arrepintieron y lo externan con angustia: "para qué nos subíamos, te dije que mejor esperar. Yo tengo hipertensión", dice una de ellas a la otra, quien no le ponía atención pues trataba de calmar a los menores que la acompañaban, de entre los tres y cinco años de edad, quienes no alcanzaban el metro de altura y que de tan asustados que estaban, ni siquiera podían llorar.

"Levanten a los niños", dice una mujer. Estando en el interior era imposible saber la autoría de los comentarios, salvo de las voces conocidas, algunos bromeaban y otros solamente estaban callados.

Protección Civil y 066 no responden

Los teléfonos tenían señal y se le llama al servicio de emergencias 066, nunca contesta, se solicita apoyo vía telefónica al celular del titular de Protección Civil de Torreón, Jorge Ricardo Hamdan Huereca y ocurre lo mismo, se pide ayuda al exterior, justo en el lugar de trabajo para que auxilien.

El destino final era el séptimo piso de por lo menos ocho personas que abordaron el elevador, quienes no utilizaron las escaleras por que el acceso a ese piso se encontraba totalmente cerrado y las escaleras eléctricas solamente llegan de la Planta Baja al segundo piso.

Solo un elevador funciona, el otro tiene un letrero que dice: "No funciona, en proceso de certificación", así desde el 31 de diciembre. Por ello la concentración de personas en el exterior del elevador, todos quieren abordarlo al mismo tiempo.

Tras el llamado de ayuda al trabajo transcurre el tiempo, la ansiedad comienza a aparecer, se va y regresa y la ayuda no llega, lo que ocurre y dispara los nervios es que el elevador drásticamente y por etapas comienza el descenso.

Baja y se detiene, baja y se detiene, hasta llegar a la planta baja, comenzaba a sofocarse el ambiente, el espejo que se encuentra al fondo del elevador totalmente empañado y la ayuda no llegaba, de pronto se abre una puerta pero la otra continuaba cerrada.

Por lo menos con ese movimiento del elevador, entró aire y con ello un poco de confianza en que si se tardaban por lo menos, no se acabaría.

A las 12:47 finalmente se abre la puerta y un par de personas de la empresa encargada de los elevadores ayudan a salir pues se tenía que brincar un muro que se quedó atravesado.