Ejidatarios esperan respuesta favorable de las autoridades

Los propietarios de las tierras que fueron utilizadas en la construcción de la supercarretera Durango-Mazatlán, permanecen a la espera del pago de indemnización por parte del Gobierno Federal.
José Luis Coria, vocero del movimiento
José Luis Coria, vocero del movimiento (Gilberto Lastra)

Durango, Durango

Hoy se cumple el plazo para que se dé una respuesta por parte del Gobierno Federal sobre la situación de los terrenos en los que se construyó la rúa de cobro al Estado de Sinaloa y no se les ha pagado a los dueños por falta de voluntad y se conozca el avalúo hecho para actualizar el valor de los predios.

Los mil 900 ejidatarios que esperan la indemnización por la compra de sus tierras para la edificación de la supercarretera Durango-Mazatlán no se detendrán hasta que encuentren el valor correcto y actualizado de sus tierras.

José Luis Coria, vocero del movimiento, dijo que desconoce de dónde se obtuvieron los datos para realizar el avaluó que se le presentó como oferta por parte de autoridades federales.

"De la propuesta que hicieron no supimos de dónde la sacaron para tener una base, un fundamento de negociación. No se no entregó siquiera un escrito para balancear la propuesta si es viable o no. Para aceptarla o no. Cuando a los ejidatarios se les hizo la propuesta la rechazaron".

Sobre el tema de la petición que se hace a los ejidatarios, destacó que prefieren no darla a conocer para no afectar la negociación, pues hoy se finaliza con el plazo mencionado para tener una respuesta.

Además que hay partidos que se han entrometido en el proceso para colgarse la bandera de los afectados, sostuvo Coria.

Un tema que se abordó por el vocero del movimiento y que asegundaron los demás ejidatarios, es que no ha contado desde el comienzo del movimiento con la presencia del personal del Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH).

"Ya tener a la gente 37 días ahí es bastante fuerte. Y más, que hemos solicitado el apoyo de Derechos Humanos para que vayan y que estén en presencia. Los ejidatarios viven de una manera inhumana, personas de hasta 90 años o dializados: pero con el corazón puesto", asentó.

También que desde el comienzo de la estrategia de presión por parte de los ejidatarios, no se les ha atendido.

"No han ido (los integrantes de la CEDH). Ya tenemos 4 años con el movimiento y el pedir. No sabemos donde se resguardan", aseguró.