Recomiendan actividades físicas en adultos mayores

Federico De la Colina, especialista en medicina deportiva de la UAT, dijo que el ejercicio ayuda a mantener la condición física, y los niveles de presión arterial de las personas de la tercera edad.
Actualmente hay varios programas para que las personas de la tercera edad se activen.
Actualmente hay varios programas para que las personas de la tercera edad se activen. (Sergio Sánchez)

Tampico

El doctor Federico De la Colina Guevara, especialista en medicina deportiva de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, dijo que el ejercicio ayuda a mantener o mejorar la condición física, el estado mental y los niveles de presión arterial de las personas de la tercera edad. 

“Se producen modificaciones en su estado de salud: se alteran las estructuras y se reducen las funciones de las células y los tejidos de todos los sistemas del organismo”. 

Agrega que en algunos casos aparecen cambios que afectan la tasa metabólica, el tamaño y función de los músculos, el consumo de oxígeno máximo, el sistema esquelético, la ventilación pulmonar, el aparato cardiovascular, los riñones, las glándulas sexuales, los receptores sensoriales, al médula ósea y los glóbulos rojos.

Subrayó que con ejercicios aeróbicos adecuados, aunque estos se empiezan a la edad de 60 años, se puede incrementar de uno a dos años la esperanza de vida, la independencia funcional, y ayudar a prevenir enfermedades. 

“Se ha encontrado que las dos terceras partes de las personas con más de 60 años practican de manera irregular alguna actividad física o son totalmente sedentarios, tienen riesgos de enfermedades crónicas como las cardiovasculares, la hipertensión, la diabetes, la osteoporosis y la depresión”.

Añade que el ejercicio logra ayudar en el tratamiento y la prevención de la osteoporosis.

“Se puede mejorar significativamente la calidad de vida de una persona de la tercera edad dándole mayor flexibilidad, fuerza y volumen muscular, movilidad y mayor capacidad funcional aeróbica”.

Abundó que también se ha encontrado que el ejercicio es benéfico para la salud mental en la tercera edad, mejora la auto-estima, el autocontrol, el funcionamiento autónomo, los hábitos de sueño, las funciones intelectuales y las relaciones sociales.

“Los adultos mayores hipertensos que participaron en un programa de ejercicio físico pudieron demostrar que su nivel de presión arterial logró controlarse y hasta se mejoró”.

De la Colina Guevara, comentó que tomando en cuenta las diferencias de la población de la tercera edad, el Colegio de Medicina del Deporte recomienda un programa de entrenamiento que siga los lineamientos básicos de prescripción de la frecuencia, intensidad, duración y tipo de actividad para un adulto sano, siendo diferente en su aplicación.

“Un adulto mayor es diferente y tiene mayores limitaciones físicas y médicas que un participante de edad mediana, por esto la intensidad del programa es menor mientras la frecuencia y duración se incrementan”. 

Recomendó que el tipo de entrenamiento debe evitar las actividades de alto impacto, además debe permitir progresiones más graduales y mantener una intensidad de un cuarenta hasta un ochenta y cinco por ciento de la frecuencia cardiaca máxima.