Editoriales sobre el Primer Informe

Jaime Rodríguez Calderón dio, ayer jueves, su informe de labores de este primer año al frente del Gobierno de Nuevo León.

Monterrey

Mientras que el gobernador Jaime Rodríguez Calderón rendía este jueves su Primer Informe de Gobierno en el Congreso local frente a los diputados de las diferentes bancadas, en el penal del Topo Chico estalló una riña entre reclusos, la cual dejó un saldo de un reo sin vida y ocho más lesionados por contusiones.

La sesión solemne donde el mandatario rindió su Informe comenzó este jueves poco después de las 11:00 en el Congreso del Estado; posteriormente a las 18:45 reveló su 'Informe de Verdades' ante su familia, políticos y demás invitados.

Los editorialistas de Milenio Monterrey opinan sobre el Primer Informe.

* Show mágico musical

Luis Petersen

Pidió respeto y lo ofreció: su mamá le había enseñado la etiqueta entre anfitrión e invitado. Pero durante todo su discurso buleó a los diputados que lo criticaron.

"Ese es tu verdadero lugar, diputado, ahí".

Luego les daba coba: "son los primeros diputados no paleros de México, me siento orgulloso de ustedes".

Enseguida volvía a la carga, pero un minuto después les daba su teléfono: "cuéntenme como su amigo". Y acabó pidiendo a todos que levantaran la mano para apoyar la requisa de Ecovía. Salvo algún despistado, no mordieron el anzuelo.

Lo de la tarde fue un evento privado, en un recinto privado, con músicos y canciones para la ocasión. Lo único interesante es preguntarse cuánto costó este show mágico cómico musical. O por qué esta vez habría que creer que fue un simple y llano favor.

*No era invitado, era obligado...

Javier Sepúlveda

El gobernador Jaime Rodríguez pidió más hospitalidad, ante los duros mensajes de los coordinadores del PRI y el PAN, previos a su alocución ofrecida en la entrega de su Primer Informe al Congreso local.

Para ello invocó las enseñanzas maternas de dar buen trato a los invitados a casa, además de ofrecer disculpas a los diputados por la escasa comunicación con ellos.

Olvidó el mandatario que en el Congreso no estaba en calidad de invitado, era un obligado por la Constitución para cumplir con el deber de informar el estado de su administración.

Y más allá del acto efectista y casi populista de clausurar las pedreras y requisar la Ecovía, el informe del Ejecutivo no fue tal, sino una réplica a los diputados y un anecdotario, casi narcisista, de los éxitos del gobernador, no de su Gobierno.

* No cuadra

Daniela Mendoza

Cuando Jaime Rodríguez asumió como gobernador, prometió que su administración no sería "un culto a su persona" y se centraría en los ciudadanos.

Ayer rindió un primer informe; escuchó a los legisladores que le reclamaron la falta de cumplimiento de sus compromiso, y después se apoderó del micrófono durante 45 minutos para hablar de lo bien que lo educó su mamá, hizo un acto de contrición y prometió trabajar en su carácter, hizo el gran anunció: retiro de pedreras y la "requisa" de Ecovía.

Horas más tarde, ante 4 mil personas, tuvo un espectáculo de hip-hop, dio a conocer el himno de la Nueva Independencia y hasta tuvo un pastel con velitas.

¿Y los ciudadanos? Como Christian Rubén, que murió ayer en una riña en el penal del Topo Chico, la cárcel que aseguró tener en control. No, de ellos no se habló.

* Lo poco destacable es cuestionable

Guillermo Colín

"¿Qué se informa cuando no se tiene nada que informar?", le dijo a Jaime Rodríguez Calderón un diputado local de oposición, a lo que cabría añadir: "En ese vacío, ¿cuánto de lo que debiera decirse no se informa nada?".

En la caricaturización que hace de sí mismo con motivo de su primer año en el poder, lo poco destacable es muy cuestionable. De 365 días, lo que se deja oculto se debería conocer.

Desde la impunidad al 'cobijagate', que exhibe a su equipo voraz y amateur; hasta la premeditada incompleta integración del expediente de Rodrigo Medina, pasando por gazapos reveladores, como aquel ministerial con turbio pasado, asesinado en su millonaria camioneta de lujo y que hacía inteligencia en la Procuraduría General de Justicia; o de ese silenciado lavado de altos vuelos en fuerzas políticas –Fasci dixit–... hay demasiadas hebras de complicidad y rastros de depredación.

* No hay derecho

Efrén Vázquez Esquivel

El cambio del formato de los informes de Gobierno no ha significado un cambio en cuanto a la claridad y objetividad de sus contenidos. Los grandilocuentes y somníferos discursos, plagados de cifras y rimbombantes palabras, cedieron su lugar a exaltadas críticas de la oposición, previo al informe.

Pero, en esencia, los informes son lo mismo: el acto político anual más importante del Ejecutivo, caracterizado por un exacerbado triunfalismo.

El primer informe del Bronco destaca la requisa de la Ecovía y la suspensión de las actividades de las pedreras, con lo cual se busca opacar las críticas al caso 'cobijagate'.

Sigue en vigor la misma regla de la Realpolitik: La amistad antes que todo. Triste verdad, El Bronco perdió la oportunidad de pasar a la historia como un gobernador que cumple su palabra, en cuanto al combate en serio a la corrupción.