“Se confunde, no sabe si soy su hija o hermana”

La coordinadora del centro de atención cuida de su madre, una paciente más.
“Yoyis” ha logrado una mejoría con los tratamientos.
“Yoyis” ha logrado una mejoría con los tratamientos. (Yazmín Sánchez)

Tampico

El amor de familia es una de las principales cualidades para Ana Bertha Méndez Velázquez, quien desde hace 7 años ha entregado su incondicional respaldo y apoyo a la mujer que le dio la vida, su madre de 85 años de edad, a quien en el 2007 le diagnosticaron la enfermedad del alzheimer.

Desde entonces, las cosas no son iguales, sin embargo, juntas han salido adelante, anteponiendo siempre el amor de madre e hija, y la esperanza de que las cosas mejoren.

Se trata de la señora Elodia Velázquez “Yoyita”, como la conocen los terapeutas y cuidadores del centro de atención integral, a quien luego de 6 meses con síntomas de pérdida de memoria, ansiedad, miedo e irritabilidad, se determinó que padecía un deterioro cognitivo leve, que posteriormente se transformó en demencia de tipo alzheimer.

Desde ese momento, Ana Bertha Méndez con apoyo de sus demás familiares, buscaron información acerca de la enfermedad, hasta detectar un grupo de apoyo en donde recibió las primeras pláticas de este tema.

“Lo que procuramos mi familia y yo fue que estuviera en las mejores condiciones posibles, la llevamos de inmediato a la Casa de Cuidado Diurno del DIF, donde realizaba actividades para mejorar su condición”.

Expresó que “Yoyita” siempre fue una persona muy activa, hacía sus compras, las labores domésticas y era autosuficiente, pero al paso del tiempo todo empezó a cambiar, primeramente olvidando cosas sencillas, hasta que tuvo dificultades para reconocer a su familia.

“Ella no era así, se le empezaron a perder las llaves o el dinero, después empezó a sentir mucha ansiedad, no quería dormir con puertas cerradas, por momentos se confunde, no sabe si soy su hija o su hermana”.

 Esta serie de situaciones fueron muy difíciles para Ana Bertha, pero nunca se dio por vencida, por el contrario, buscó obtener más estudios para poder ayudar en la medida de lo posible a su progenitora, logrando importantes avances.

A la fecha, “Yoyita” se encuentra en rehabilitación en la Casa Alzheimer “Florentino Terán Ramón”, en donde ha registrado una importante evolución en su terapia y en donde Ana Bertha, ha logrado ubicarse como coordinadora médica, gracias a los conocimientos obtenidos.

“Todavía puede hacer muchas cosas, va mejorando su movilidad y su desarrollo mental, recuerda muchas cosas, esto se debe a que desde el día del diagnóstico siempre ha estado activa y eso ha ayudado a que su funcionalidad esté bastante bien”, expresó su hija muy entusiasmada.

Agregó que pondrá todo de su parte, para que la mujer que le dio la vida, viva todos los días feliz y sonriente, en compañía de sus familiares y amigos, que desafortunadamente padecen esta misma enfermedad.