REPORTAJE | POR SANDRA SOSA

Desintegra a la familia el divorcio sin causa

Lo que consideraron como una "aberración jurídica", afirman que el matrimonio será tomado como un juego, ya que toda disolución familiar tiene como repercusión que niños y jóvenes sean presas fáciles de la vida delictiva.

Las edades de los contrayentes es muy variable, "la mayoría son personas muy jóvenes de 15 a 17 años de edad".
La ley provoca que el matrimonio no sea tomado con la seriedad que amerita. (José Luis Tapia)

Tamaulipas

Representantes de la iglesia, la abogacía y la psicología, consideraron que la nueva fi gura del divorcio sin causa, traerá desintegración familiar, lo que a su vez puede agravar la problemática de inseguridad.

Al opinar de la figura jurídica recientemente aprobada en Tamaulipas, César Fentanes Banda, asesor jurídico de la Fundación Ricardo Guerrero Hernández, la consideró una aberración jurídica.

"Traerá más desintegración familiar, lo cual ya es un problema grave en nuestra sociedad, además, el matrimonio lo tomarán como un juego, ya no habrá seriedad en esa unión, me parece una aberración jurídica, no debió haberse aprobado", dijo.

Consideró que toda disolución familiar conlleva el riesgo de que los niños y jóvenes sean presas fáciles de enrolarse en actividades delictivas, lo que generaría una mayor inseguridad pública. "Los hijos de padres divorciados son más vulnerables de caer en la delincuencia, lo que acentuaría la violencia que ya vivimos".

De igual forma, Gabriel Rubio Badillo, director de Grupo Freedom y especialista en psicoterapia de pareja, destacó que la figura aprobada por el Congreso del Estado, sin duda fomentará un incremento de familias desintegradas, cuando lo que se busca es mantener los vínculos familiares y matrimoniales, de tal forma que los hijos no sufran la separación.

"Si lo que estamos buscando es conservar los matrimonios, el divorcio sin causa no ayudará mucho, para algunas parejas será muy fácil buscar la forma de romper todo vinculo de matrimonio, lejos de buscar una solución a los problemas y que los hijos no se vean involucrados, porque a veces terminan en las filas de la delincuencia y eso acentúa la problemática que ya vivimos muy grave en esa área", señaló.

Por su lado, Silverio Martínez Bárcenas, presbítero de la Parroquia "Nuestra Señora de la Paz", destacó que facilitar los trámites en el proceso de divorcio con la nueva ley del denominado divorcio exprés, "quizá se pueda prestar a una pandemia, dado el peligro de que muchas parejas se acojan a esta ley", además de que se incremente el número de divorciados cuando el matrimonio es la base fundamental de una sociedad.

"En el sacramento del matrimonio se usan causales para encontrar que no hubo matrimonio, pero con esta ley existe el peligro de que mucho converse, quieran acoger a esta reforma, hay que ser muy cuidadosos y tratar de proteger la familia tradicional y el vinculo del matrimonio", refirió.

Destacó que la Iglesia promueve las pláticas prematrimoniales y los retiros de fin de semana donde los novios se conocen más y que realmente sepan lo que significa el matrimonio, pues no se trata, dijo, solo de contraer nupcias y cambiar de un día para otro.

Mencionó que la mayoría de las personas que participan en actividades delictivas provienen de hogares con desintegración. "Esta disfunción y desintegración, puede traer más delincuentes y más inseguridad", dijo.

LA SCJN PROTEGE EL DERECHO HUMANO A DECIDIR

El abogado Eustacio Reyes Hernández, señaló que lo aprobado en Tamaulipas, es algo que ya considera la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

"La Suprema Corte ya lo establecía, ya no ve las causales, sino el simple hecho de promover una demanda de divorcio. Reconoce el derecho a la libertad de convivencia, cualquier esposo puede pedir el divorcio y el juez se olvida de la causa", explicó.

Sostuvo que ambas partes tienen derecho a elegir libremente, porque es un derecho humano emanado del pacto internacional de derechos humanos. "Lo que el legislador protege es el derecho a la libertad de convivir y al desaparecer las causales el divorcio es más sencillo y menos costoso, desaparece el desgaste".

Eustacio Reyes, hizo ver que ahora el reto es trabajar más en la formación de valores y principios al interior de las familias, para que una disolución marital no perjudique a los hijos.

Labor que requiere, apuntó, que tanto gobierno como sociedad cierren fi las para un trabajo conjunto y que desde la escuela se refuerce la enseñanza de valores con materias específicas...