Por ineficientes, diputados pasan "de panzazo", estima presidenta del Congreso

La diputada María Dolores Leal señaló que los diputados se la pasaron defendiendo en tribuna a sus amigos alcaldes, en lugar de trabajar en las leyes.
María Dolores Leal, diputada local del Panal y presidenta de la Mesa Directiva del Congreso del Estado.
María Dolores Leal, diputada local del Panal y presidenta de la Mesa Directiva del Congreso del Estado. (Ricardo Alanís)

Monterrey

Al considerar que no se trabajó con la eficiencia debida en esta 73 Legislatura del Congreso local, la presidenta de la Mesa Directiva del Poder Legislativo de Nuevo León, María Dolores Leal, dijo que los diputados tendrían una calificación para pasar "de panzazo".

A tres sesiones ordinarias de concluir el presente periodo, Leal Cantú, del Partido Nueva Alianza, dijo que hubo muchas cuentas públicas que dejaron mucho que desear, ya que la Auditoría Superior hizo algunos señalamientos al Congreso, y las bancadas llegaron a acuerdos para, aun así, aprobarlas, y eso no fue justo ni válido.

Lamentó que aunque están por concluir la presente Legislatura, no se haya nombrado al nuevo auditor superior del Estado, a pesar de que el cargo está acéfalo desde hace más de un año.

“Yo creo que hubo muchas cosas que no hicimos y que pudimos hacer y yo quiero decirlo con toda claridad, a mí me da mucha tristeza que el debate legislativo en esta septuagésima tercera Legislatura se haya devaluado de una manera tremenda, donde pudimos haber debatido temas más importantes y no temas de alcaldes que porque son nuestros amigos o nuestros partidos estuvimos en la tribuna defendiéndolos, cuando no es nuestro papel.

“Nuestro papel es defender a los ciudadanos y luchar por las causas ciudadanas, no andar defendiendo a los amigos alcaldes que tenemos, entonces siento que el debate legislativo en esta Legislatura no tuvo el grado de eficiencia que debió haber sido, entonces creo que eso no nos permitió avanzar mucho en temas importantes como fueron las cuentas públicas”, dijo.

Dijo que el colmo es que los niños que el viernes participaron en el Quinto Parlamento Infantil sirvieron de ejemplo para los diputados desde la puntualidad, ya que llegaron al recinto legislativo a las 08:30 y los diputados ni siquiera eso han podido cumplir.

Expresó que hay cuentas públicas pendientes de aprobar o rechazar, de los años 2005 y 2006, además de dictámenes pendientes de sacar como la Ley de Niños, Niñas y Adolescentes y la Ley de Archivos.

“Yo invitaría a mis compañeros diputados a que, mínimo, en los temas que tenemos rezagados, hagamos dos, tres periodos extraordinarios, los necesarios para poder entregar cuentas claras a la ciudadanía, como último que nos pongamos de acuerdo y que dejemos los intereses partidistas por los intereses de los ciudadanos.

“Yo, en calidad de maestra, no te diría tanto como reprobarlo, que pudimos haber hecho más, pero que no tenemos una calificación de excelencia, y sobre todo porque no hubo debate legislativo; a mí me dio mucha tristeza que durante muchas sesiones se estuvo peleando en tribuna por cuestiones que no tenían ninguna trascendencia”, declaró.

 

¿Ni de panzazo (pasaron)?

“De panzazo, de panzazo”.

Expresó que los ciudadanos cobrarán cuentas a los 42 diputados que integran esta Legislatura incluyendo a ella y eso se reflejará en la votación del 7 de junio.

Dijo que todos los asuntos que se dan en el Congreso son de trascendencia pero no se dio un debate legislativo que verdaderamente pugnara por darle prioridad a lo más importante.