Diputados federales coinciden en construir otro penal

Legisladores de diferentes bancadas sugieren que Nuevo León necesita un nuevo centro penitenciario, de alta seguridad y fuera de la mancha urbana.

Monterrey

Para el diputado federal del PAN, Juan Carlos Ruiz, en Nuevo León, además de cerrar el penal del Topo Chico y conseguir recursos para concluir el de Mina, hace falta que exista un penal de alta seguridad.

"Y bueno, ya empieza a hablar el gobernador que va a buscar recursos, nosotros desde el primer día hemos mencionado la necesidad de la presencia de las fuerzas armadas para tomar el control de los penales, pero también que solicitaremos no solamente más recursos, sino la construcción de un primer penal de alta seguridad, que debe de existir en Nuevo León y fuera de la mancha urbana", manifestó el diputado Juan Carlos Ruiz.

El legislador panista lamentó también que al presupuesto de este año se le hayan quitado mil millones de pesos para invertir en el sistema penitenciario.

"Lamentablemente el PRI, el Verde y el Partido Nueva Alianza, decidieron quitarle mil millones al presupuesto de fondo al sistema penitenciario, y hoy estamos viendo las consecuencias al no poder invertir los estados recursos en sus penales, pues no pueden continuar en la ampliación de la infraestructura que en todo el país se requiere", indicó Carlos Ruiz.

Por ello, destaca que la falta de experiencia y de recursos se vuelven una combinación muy peligrosa.

"En Nuevo León, el caso del penal de Mina, la administración anterior alcanzó a poner la primera piedra, pero le faltaron recursos para poder terminar ese penal, y en este año no fueron considerados recursos precisamente por eliminar esos mil millones.

"Y nos encontramos que el gobierno de Jaime Rodríguez Calderón no llega con la expertis necesaria, y si encima le quitas el presupuesto, las consecuencias son muy lamentables", precisó el diputado panista.

Por su parte, el diputado del PRD, Waldo Fernández, indicó vía telefónica que hace falta una reforma estructural en el sistema penitenciario, además de coincidir en que hay que cerrar el penal del Topo Chico.

"El caso del penal del Topo Chico es un reflejo del sistema penitenciario nacional, tenemos un problema de hacinamiento en todas las prisiones, por ello, es muy importante hacer ya una reforma completa al sistema penitenciario, pero tiene que ir de la mano de voluntad política", comentó Waldo Fernández.

En cuanto a los lamentables hechos de la semana pasada, los ve como el final de un ciclo que inició al menos desde 2011, cuando las organizaciones civiles externaron la situación que se vivía adentro de los penales en el estado.

"Encontramos un penal que estaba en control de un grupo delictivo o de varios, donde ya organizaciones civiles en 2011 habían denunciado la existencia de cobros de piso, nosotros en los libros en que estuvimos colaborando con la doctora, Patricia Cerda, hablábamos de lo que paga un interno en promedio por alimentación, piso, por estar ahí, y a final de cuentas no se le puso atención.

"Me parece que es una responsabilidad compartida del gobierno saliente y del gobierno entrante, pues en cuatro meses puedes hacer un diagnóstico de lo que está sucediendo", enfatizó Fernández.

El diputado perredista espera se dé pronto una reunión para que los legisladores federales colaboren con la política que decida llevar a cabo el gobernador.

"Hasta ahorita no hemos tenido reunión con el Gobierno del Estado, me imagino que la siguiente semana nos buscarán para saber exactamente qué necesitan para el tema de Mina, me imagino que la siguiente semana el gobernador nos buscará para ver cómo les ayudamos con esta estrategia.

"Los diputados federales por Nuevo León han estado desde un principio en toda la disposición de colaborar con las autoridades estatales, todos, sin distingo de partidos", pronunció.

Sobre el futuro del penal del Topo Chico, el legislador señaló que debe cerrarse.

"Ese es un punto medular, en mi opinión personal, el Topo Chico tendría que cerrarse por tres razones, la primera es que hay que entender que la mancha urbana ya se lo comió, y esos hechos lamentables que sucedieron la semana pasada, si hubiera habido fugas, imagínate, ciudadanos inocentes envueltos en un problema de este tipo, entonces, por un tema de seguridad con la ciudadanía tienes que salir", señaló.

Mencionó que la segunda razón para cerrar el penal del Topo Chico, es que el edificio ya está obsoleto, tiene muchos años, ya no es funcional y estaba preparado para una situación delictiva que tenía el país en otras circunstancias.

"Y la tercera es que me parece que necesitamos penales modernos donde se pueda tener trabajando a las autoridades judiciales, a la Procuraduría de Justicia, pero también a organizaciones no gubernamentales en el manejo de la atención a los familiares de los internos para que haya un verdadero proceso de readaptación, las ONG que trabajan en los penales actualmente ni espacios físicos tienen, creo que esta es una oportunidad para que Nuevo León se vuelva punta de lanza en el tema del sistema penitenciario, en este caso, si logramos conseguir los recursos para el penal de Mina", concluyó el diputado Fernández.