¿A dieta? Cumpla el deseo habitual de este Año Nuevo

Especialistas advierten que no hay fórmulas mágicas ni productos milagro para lograrlo saludablemente y dan consejos a fin de llegar a la meta.
Mucho del éxito que se pueda alcanzar dependerá del equilibrio a la hora de comer, ya que se debe cuidar las porciones
Mucho del éxito que se pueda alcanzar dependerá del equilibrio a la hora de comer, ya que se debe cuidar las porciones (Especial)

Guadalajara

Tras los excesos de comida y bebida durante las fiestas decembrinas, en promedio los mexicanos ganan de dos a cinco kilos; por lo cual no es raro que, después de esta temporada, “bajar de peso” se convierta en uno de los propósitos más comunes para empezar el año. De acuerdo con un estudio de la agencia de investigación TNS, en la categoría de Salud, seis de cada diez encuestados tiene como objetivo hacer ejercicio y casi cuatro de cada diez (39 por ciento) llevar una dieta balanceada (Milenio, Diciembre 29 de 2014).

Para quienes ya tenían sobrepeso u obesidad, el inicio de un nuevo ciclo los motiva a cambiar esa condición, otros buscan perder los kilos ganados en los festejos, caber de nuevo en el vestido o que cierre el pantalón, y hay quienes van en pos de la figura soñada, quitar lonjitas, tonificar el cuerpo.

Ante ese deseo de muchos, especialistas advierten que no hay fórmulas mágicas -ni producto milagro que le ofrezcan- para reducir de peso y talla saludablemente. A fin de mantenerse en el intento, se debe estar consciente que se requiere de un esfuerzo.

“Todo está en el cambio de hábitos alimentarios saludables, aunado a la realización de actividad física”, refirió Sigrid Pimentel Martín, nutrióloga del Departamento de Medicina Preventiva de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), quien explicó que el término de dieta comprende todo lo que se ingiere durante un día, mientras que el de régimen alimenticio, es el plan de alimentación que lleva cada individuo. Apegarse al llamado “plato del buen comer” es el régimen alimenticio más recomendable de seguir, destacó. Está basado en la Norma Oficial Mexicana NOM-043-SSA2-2005 que describe el estándar de alimentación diseñada específicamente para la población mexicana, con cinco características: es completa, equilibrada, inocua, suficiente y variada.

Dicho plato se divide en los grupos de alimentos y se sugiere que contenga abundantes frutas y/o verduras; seguido de cereales y/o leguminosas; una porción menor de proteínas (carnes, huevos o lácteos) y una limitada ración de grasas.

“Todo está en el equilibrio, en cuidar las porciones, porque hoy en día están maximizadas y tener un estilo de vida saludable… No se trata de perder en enero los diez kilos que aumenté. No es lo ideal, no es lo sano, sino establecer por metas”, dijo la especialista en Nutrición.

“Las dietas restrictivas están contraindicadas”, señaló a su vez Tizoc Véjar Aguirre, coordinador estatal del Programa de Salud del Adulto y el Anciano de la SSJ. Dijo que lo ideal es llevar todo el año una alimentación balanceada y comenzar en enero, planteándose objetivos medibles, que sean factibles de alcanzar y no pretender bajar mucho peso en corto tiempo.

El médico recordó que siete de cada diez jaliscienses mayores de veinte años y uno de cada tres niños y adolescentes en Jalisco padecen sobrepeso u obesidad (Ensanut). Si se requiere de un régimen alimenticio específico por padecer obesidad, éste debe ser diseñado por un especialista, con base a su condición, a su edad y estatura, a la actividad que se desempeña y a su historia clínica. Debe ser individualizado, por lo que la restricción calórica tampoco debe estandarizarse, pues no todas las mujeres deben seguir una dieta de 1,500 o 2,000 mil calorías, ejemplificó.

Véjar Aguirre comentó que es muy aconsejable evitar azúcares, sodio y grasas incluidos en los alimentos. Citó que en el caso del azúcar “ingrediente que es un accesorio”, su consumo se disparó en tan sólo unos años, para llegar de 35 a 80 kilos per cápita al año en México: ocho veces más la ingesta recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), un exceso en todo sentido.

Singrid Pimentel enfatizó por su parte que beber dos litros de agua simple (agua natural) al día y realizar actividad física de manera cotidiana, son las recomendaciones más importantes para llegar a la meta, no sólo de contrarrestar el sobrepeso y lucir otra figura, sino de evitar otras enfermedades relacionadas a la gordura, vivir saludablemente y sentirse mejor.

Baje de peso sanamente

Procurar el plato del buen comer: variedad de los grupos de alimentos, cuidando el tamaño de las porciones

Comer primero verduras o frutas. Aportan fibra y ayudan a sentir saciedad más pronto

Desayunar siempre, es la comida más importante del día. No deben pasar dos horas sin ingerir alimento después de levantarse

Evitar saltarse comidas, pues se reduce el metabolismo y se queman calorías más lentamente

Realizar cinco tiempos de comida: desayuno, comida y cena además de dos colaciones ligeras a media mañana y tarde

Beber al menos ocho vasos de agua al día. El consumo se puede repartir de la siguiente manera: uno al despertar, uno en el desayuno, dos a media mañana, uno en la comida, dos a media tarde y, por último, uno en la noche

Consumir menos grasa: optar por pescado o aves, sustituir leche y quesos enteros por descremados, crema por yogurt natural, aceite de oliva por manteca

Reducir el azúcar. Sustituir con edulcorantes artificiales

Preferir técnicas de cocción al vapor, asado o al horno

Reducir al mínimo el consumo de sal

Disminuir el consumo de alcohol

Aderezar con aceite de oliva, limón, especias, vinagretas y salsas caseras

Realizar actividad física, por lo menos 30 minutos al día

Fuente: Secretaría de Salud Jalisco