Urge diagnosticar daño al sistema del Chairel

En el marco del día mundial de los humedales, se llama a hacer un frente común para sumar esfuerzos, ya que la contaminación y el cambio climático son grandes amenazas.
Piden que las instituciones académicas también participen y ayuden a empujar el rescate del sistema lagunario del Chairel.
Piden que las instituciones académicas también participen y ayuden a empujar el rescate del sistema lagunario del Chairel. (José Luis Tapia)

Tampico

El sistema lagunario del río Tamesí es uno de los ecosistemas más amenazados de Tamaulipas, debido entre otras causas a la contaminación y el cambio climático, señaló el director de la Casa de la Naturaleza, José Luis León Hurtado, quien llamó a hacer un frente común para diagnosticar su estado y buscar soluciones.

Apuntó que la contaminación por descargas de aguas residuales urbanas e industriales y de fuentes relacionadas con los fertilizantes empleados en actividades agrícolas, ha causado un severo daño.

Afirmó que el dragado y relleno de lagunas ha regenerado algunas áreas colapsadas y deterioradas, pero también se teme que pueda aumentar los niveles de contaminación de las aguas.

Asimismo, León Hurtado expresó que es necesario elaborar un diagnóstico integral de adaptación al cambio climático, que constituya un marco de investigación y permita proponer las obras emergentes de control y mitigación de sus efectos.

En el marco del día mundial de los humedales hoy 2 de febrero, dijo que esta conmemoración ofrece una plataforma única para dar a conocer el estado de salud, los factores negativos y las amenazas que enfrenta el sistema lagunario y promover futuras y nuevas iniciativas para la adaptación y mitigación de los efectos del cambio climático que ya se resienten en este cuerpo de agua y gran humedal.

"Es una gran oportunidad para que todos los niveles de las fuerzas vivas y sociedad civil de los municipios conurbados de la desembocadura del río Pánuco hagamos un frente común y reflexionemos en algunas actividades futuras encaminadas a lograr un manejo sostenible y pacífico de los recursos hídricos de este valioso humedal de variados y valiosos ecosistemas", enfatizó.

Entre las amenazas que se enfrentan, señaló la erosión y deforestación que genera caudales en afluentes y arroyos en el río Guayalejo y Tamesí cargados de lodo y sedimentación que se depositan y exterminan a la vegetación acuática nativa.

José Luis León, sostuvo que hay evidencia fotográfica de su impacto y al comparar el antes y después se observa la pérdida de más del 60 por ciento de cuerpos de aguas claras. Mencionó que otro factor es la pérdida de hábitats de las principales especies debida a cambios en el uso de suelo para fines agropecuarios y de desarrollo urbano e industrial.

Otro grave problema es la sobreexplotación del recurso agua dulce para riego y para usos domésticos e industriales, así como la sobreexplotación pesquera.