Día Mundial del Sueño: dormir con calidad mejora la agudeza mental

Actualmente el buen dormir representa para la sociedad un desafío que de no atenderse, las alteraciones en la salud aumentarán. 
Durante la noche, el proceso de regeneración de las células se intensifica.
Entre los beneficios de dormir bien están el aumento de la agudeza mental y la reducción de peso. (Shutterstock)

Guadalajara

El pasado viernes 13 de marzo fue el Día Mundial del Sueño el cual pretende que la población en general, médicos y psicólogos se concienticen del cuidado que deben otorgar a este proceso biológico para no tener implicaciones en la salud.

El buen dormir es fundamental para el funcionamiento del organismo. Sin embargo, el uso prolongado de las tecnologías de información, las exigencias laborales, académicas y las múltiples ocupaciones a las que actualmente las personas se enfrentan, han provocado trastornos en el sueño que de no atenderse, las alteraciones en la salud aumentarán, como una mortalidad más temprana.

El maestro José de Jesús Gutiérrez Rodríguez, jefe del departamento de Clínicas de la Salud Mental del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) señaló que dormir menos horas del tiempo indicado podría acentuar patologías como la hipertensión arterial, obstrucción de las arterias cardiacas o cerebrales que provocan infartos y lesiones neurológicas severas, además de alteraciones metabólicas como el aumento de los niveles de colesterol.

“El sueño tiene implicaciones con casi todas las enfermedades, por el hecho de que es la función básica para recuperar la energía física y mental y porque biológicamente está implicada en la correcta funcionalidad del organismo durante las 24 horas del día”, puntualizó Gutiérrez Rodríguez.

Los beneficios de dormir bien son: aumenta la agudeza mental, reduce el peso, disminuye el riesgo de diabetes, protege el corazón y mejora el rendimiento y las relaciones interpersonales.

Gutiérrez Rodríguez recomienda tener siestas reparadoras por las tardes con una duración de 15 a 20 minutos. “15 minutos después de comer, con siestas cortas en un mueble que no sea la cama, el cuerpo recupera energías, mejora el humor, la conducta y el aprendizaje”, finalizó el jefe del departamento de clínicas de la salud mental, luego de mencionar que de alargarse el tiempo de las siestas, los beneficios se tornarán como perjuicios.

El Dato:

Los niños deben dormir de 10 a 12 horas al día

Los adolescentes de 8 a 10 horas al día

Los jóvenes y adultos de 7 a 9 horas al día

Los adultos mayores entre 7 y 8 horas al día.