“No hay producto, está caro y se vende poco”

Señala líder de las despicadoras que están pasando por una difícil situación por la poca captura de camarón.
Se han quedado sin trabajo más de 2 mil mujeres dedicadas a esta actividad.
Se han quedado sin trabajo más de 2 mil mujeres dedicadas a esta actividad. (José Luis Tapia)

Tampico

La caída del 40 por ciento en la producción de camarón, la veda  y las bajas ventas, han dejado sin trabajo a 2,800 mujeres dedicadas a despicar camarón de las 3,500 que son.

En este momento las 25 congeladoras trabajan sólo algunos días de la semana.Aurelia Nuñez, líder de las despicadoras, dijo que están pasando por una temporada difícil, pues la poca captura que hubo no permitió que los armadores tuvieran producto para seguir vendiendo, y el 80 por ciento de las mujeres dedicadas a la actividad se quedaron sin trabajo.

La líder explica que en este momento quedarán 700 de sus compañeras trabajando, aunque no lo hacen todos los días, pues las congeladoras que antes compraban 2 toneladas de camarón por día, desde que comenzó la veda sólo piden 500 kilos, pero hay días que ni eso por lo que los establecimientos han decidido cerrar hasta dos veces por semana.

“Esta difícil ahorita apenas está trabajando un 20 por ciento si acaso, y por día, porque no hay producto y luego está caro el precio, se vende poco entonces las congeladoras no abren todos los días.

Es por la tarde cuando nos hablan y nos dicen si van a trabajar al día siguiente o no”.

Las congeladoras que siguen abiertas tuvieron que dar de baja a una parte importante de su plantilla,  si antes eran 150 personas, decidieron apenas conservar 50, dicen los propietarios, pues aunque venden su producto en el centro del país la demanda no es grande por el precio que ha tenido el camarón.

Las mujeres dedicadas a despicar cuentan que en otros años podían sacar hasta 500 pesos diarios, si es que se ponían activas.

A ellas les pagan entre cinco y siete pesos el kilo despicado, y trabajan a destajo.

Sin embargo en este momento apenas se les designan 10 kilos a cada quien, lo que equivale a ganar entre 50 y 70 pesos diarios, lo anterior significa que tienen que buscar un trabajo de segundo tiempo, “lo importante es que hay trabajo”, dice doña Ventura Martínez. 

Doña Ventura tiene 76 años, sus piernas ya no le ayudan tiene problemas por estar mucho tiempo parada, pero no puede dejar de trabajar, aunque se apoya económicamente con su hijo que también trabaja en la congeladora con ella.

Ella vio buenos tiempos de la captura del camarón, cuenta que antes podía ganar muy buen dinero por despicar, “ganaba la que se aplicaba, y ahora lo que alcance a descongelarse y a cocerse y lo que haya, porque a veces no hay”.

Explica que en este momento lo más que se lleva a su casa por una jornada de ocho horas son 70 pesos, aunque hay veces que hay tan poco producto que apenas hace 30 pesos, “hay veces que es muy poco, pero lo que sea”.

Este año la veda arrancó con poco producto en bodega, pues la producción cayó hasta un 40 por ciento, de las 10 mil toneladas que se capturan con normalidad, los barcos apenas pudieron pescar 6 mil toneladas.