Estamos desmaterializando al mundo, dice ex vicepresidente de Yahoo!

Al final de la década será más barato secunciar un genoma que bajarle a la manija del excusado, afirma Salim Ismail, en una conferencia en la EGAP del Tecnológico de Monterrey.
Salim Ismail, embajador global de Singularity University.
Salim Ismail, embajador global de Singularity University. (Raúl Palacios)

San Pedro Garza García

La tecnología se encuentra en proceso de rebasar las capacidades del ser humano, destacó Salim Ismail, embajador global de Singularity University.

Durante su conferencia “Implicaciones de un mundo disruptivo”, el ex vicepresidente de Yahoo! ejemplificó de diferentes maneras su tesis de cómo las tecnologías han dado muestra de exceder en importante medida las capacidades de las personas.

“Estamos digitalizando al mundo. Hace 10 años la computadora tenía el cerebro de un ratón, ahora tiene la de un ser humano, pero en otros 10 años tendrá la de toda la humanidad”.

Hemos visto un incremento de 40 por ciento anual en la velocidad de computadoras en los últimos 40 años, indicó, si la velocidad máxima de un carro hubiera incrementado en una tasa de 40 por ciento, se tendría un carro que podría moverse más rápido que la velocidad de la luz.

“Así es el poder de la computación que tiene ahora en su bolsillo”, señaló el también emprendedor.

En el salón de conferencias de la EGAP Gobierno y Política Pública del Tecnológico de Monterrey, el estratega Salim Ismail expuso que la memoria del ser humano ya no se encuentra en el cerebro, sino en el teléfono inteligente.

“Estamos transformando nuestros seres en seres digitales, estamos desmaterializando al mundo”.

Incluso, manifestó que hoy en día las personas cuentan con más computación, a diferencia de la que todo el gobierno de Estados Unidos tenía hace 25 años. “Un ritmo de cambio increíble que está impulsándolo todo”.

La razón por la que utilizamos la inteligencia artificial, es porque no hemos hecho un ascenso en nuestro propio cerebro en 50 mil años, dijo Salim.

“En el transcurso de las últimas décadas hemos aprendido a leer el genoma y su costo secuencial del genoma humano está moviéndose a cinco veces la Ley de Moore, el poder de la computación que se duplica cada 18 meses, que es el que está impulsando la velocidad de las computadoras”.

Hace más de una década secuenciar un genoma costaba dos mil 700 millones de dólares, ahora cuesta mil dólares, señaló el especialista.

“Al final de la década va a ser un centavo, va a ser más barato secuenciar un genoma que jalarle al escusado del baño.

“Algo que costaba casi tres mil millones de dólares, ahora es esencialmente gratuito. Estamos aprendiendo a secuenciar todo a nuestro alrededor”, comentó el analista.

Estamos a punto de fabricar órganos humanos, dijo, estamos a dos o tres años de distancia de poder ensamblar hígados, riñones,  entre otros, con una impresora en tres dimensiones.