REPORTAJE | POR KORINA SÁNCHEZ S.

De desechos surgen escuelas de Conafe

Las ganas de estudiar superan la precariedad de los planteles

Las instalaciones son inadecuadas: los salones son cuartos de madera donada por el voluntariado y sin materiales; los profesores tratan de llevar la clase lo mejor posible

Tijuana

A sus cuatro años, Ruth ya sabe escribir, gracias a las clases que ha tomado en "Nueva Esperanza", la escuela construida con material de desecho en un asentamiento irregular que se localiza a la orilla de la vía Rápida Alamar en Tijuana.

Antes de que se inaugurara la carretera, ni siquiera se sabía de esa comunidad.

Ruth está feliz por aprender y no le importan las condiciones físicas en las que toma las clases, aunque extraña a sus amigos, quienes se quedaron en Chiapas.

Las casas aquí se hacen de lona, cartón, llantas y plásticos de desecho. No hay drenaje, electricidad o pavimento. Ni pensar en que pase el camión recolector de basura.


El desayuno de los niños es en ocasiones un café y así, con el estómago medio vacío, van a la escuela, viendo el estudio como una salida.

En el trayecto a la escuela por la terracería, los zapatos de los menores se cubren de polvo; también hay quienes cruzan la canalización del arroyo Alamar corriendo sobre la Vía Rápida, el cual no tiene señalamientos e incluso se toman las clases entre humo de basura que se quema casi a diario.

Pero aquí también hay ganas de estudiar: una centena de personas han ofrecido su trabajo voluntario para levantar la escuela, que consiste en dos salones de madera, donde conviven niños de entre cuatro y 16 años.

Por un sueldo de mil pesos mensuales, Abril Sánchez y Lizeth Cárdenas, egresadas de Pedagogía y Ciencias de la Educación, dedican seis horas y media diarias a impartir clases en una misma aula.

Han ideado un esquema para usar el mismo espacio para los diferentes niveles de primaria y preescolar.

"Los dividimos por grado; yo tengo cuarto, quinto y sexto grado. En una fila tengo a sexto, en otra fila tengo a quinto y en otra a cuarto grado. A la chica que tengo de 16 años la tengo aparte, porque está más grande, y ella ya debería de estar en secundaria, pero como no identifica las letras, entonces se le imparte como si estuviera en primer año", dijo.

La precariedad de la escuela ha llamado la atención de donadores internacionales, como Rick Froehbrodt, voluntario desde hace 26 años y director del Proyecto Internacional de Educación (EPI, por sus siglas en inglés).

"Esto de verdad que es la peor condición de las (escuelas) que he trabajado. La mayoría de las escuelas son públicas, por eso ellos tienen edificios con cemento y paredes bien, pero aquí probablemente es lo peor", afirmó.


El plantel tiene reconocimiento del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe), que coordina otros nueve planteles en Tijuana.

No obstante, podrían ser un centenar de planteles en Baja California los que necesiten apoyo económico para mejorar su infraestructura y calidad educativa, considera el director del proyecto binacional Bibliotecas Hermanas, Adolfo Delgado.

"Sabemos de la labor que hace Conafe en atender este tipo de grupos marginados. De lo que tenemos entendido, creo que hay 100 escuelas en Baja California que en un momento dado estaríamos apoyando a través de la delegación federal de Conafe", puntualizó.

Los planteles que dependen del sistema federal reciben apoyo mínimo por parte de los otros niveles de gobierno para mejorar la infraestructura.

El gobierno estatal tiene contemplada una partida para reforzar la cobertura que realizan las escuelas de Conafe en Baja California, una entidad a la que diariamente llegan familias enteras a demandar espacio para sus hijos en las escuelas de la frontera, reveló en entrevista la secretaria de Educación y Bienestar Social (SEBS), Rosario Rodríguez.

"Nos hemos sentado con la parte federal, el delegado federal de Educación, de Conafe...el gobernador...estamos trabajando juntos. Sabemos que es una modalidad de escuela que nos fortalece, que nos ayuda y esta vez los apoyaremos en infraestructura y programas", dijo.