Hay descomposición en escuelas: expertos

Especialistas consideran que la falta de valores ha llevado a relajar la disciplina en las aulas y los profesores minimizan las conductas problemáticas de sus estudiantes y su bajo rendimiento.
Estiman que tomará décadas cambiar el sistema educativo, pues la podredumbre sindical es enorme.
Estiman que tomará décadas cambiar el sistema educativo, pues la podredumbre sindical es enorme. (Yazmín Sánchez)

Tampico

Maestros solapados por la SEP y por el SNTE han relajado la disciplina en las aulas y minimizado las conductas problemáticas de sus estudiantes, así como su bajo rendimiento escolar, señalan expertos.

La “podredumbre sindical” junto con una “impunidad impresionante” en el sistema educativo, antivalores, hogares fragmentados y un entorno violento, han propiciado que Tamaulipas se distinga más por los escándalos en las escuelas que por casos como el de Paola Noyola, conocida como la “Niña Jobs” por su elevado aprovechamiento escolar.

El reflejo más consistente de la descomposición en las escuelas es la muerte de Héctor Alejandro Méndez de 12 años a causa del bullying en Ciudad Victoria y la muestran casos como el de la maestra Lizeth Concepción Rivera, quien en 2012 fue acusada de presunta corrupción de menores y pornografía.

La terapeuta Leticia Martínez Bohorquez y académica de la licenciatura en educación UNE, indicó que la disciplina en las aulas está “totalmente relajada” y refirió que se debe a que los maestros no son supervisados mientras el sindicato “los apapacha” y no reciben capacitación para saber cómo actuar en casos como los de bullying, “es a muchos niveles y todo está relajado y perdido en una impunidad impresionante”.

Sostuvo que “las reglas están totalmente perdidas porque la disciplina es trabajo, hay que supervisar, aplicar consecuencias, ¿quién lo va a hacer?, los papás se limitan a decir ya no lo vuelvas a hacer y los maestros a un reporte, no le dan seguimiento, reportan y reportan hasta que expulsan al chamaco o pasa una situación como la que ocurrió en Victoria y nadie paga por eso, es una impunidad desde la casa”.

Refirió que pasar un reporte es una intervención mínima, inútil y limitada para el nivel de responsabilidad que tienen los profesores que es la formación de estudiantes.

Lamentó que a los maestros no se les exija desempeñar con responsabilidad su tarea y que las plazas se otorguen a personal sin perfil para estar frente a grupo y no en base a un sistema real de competencias.

“En mis tiempos existían prefectos que de verdad estaban ahí, tú por más que quisieras brincarte las trancas siempre estaba un adulto, pero ahora volvemos a los problemas porque los adultos tampoco estamos haciendo nuestra función, los sindicatos te apapachan, trabajes o no trabajes vas a tener tu sueldo, nadie te va a exigir”, sostuvo.En su caso el director de Grupo Freedom, Gabriel Rubio, sostuvo que “en gran parte la enseñanza de los maestros se ve afectada por la podredumbre sindical y la falta de controles efectivos”. Expuso que existe un fuerte vacío de autoridad y consideró que tomará décadas cambiar el sistema educativo debido a que “el nivel de podredumbre sindical es enorme”.

Señaló  que se trabaja bajo un esquema de educación fraccionada y golpeada en el que se fomenta lo incorrecto. 

“Tenemos muchas evidencias porque nos dedicamos a dar conferencias y estamos muy cerca de estas problemáticas y vemos la actitud de muchos directivos de minimizar la situación, decir que son cosas de niños, que así juegan todos, que es lo más normal, muchas escuelas se resisten a que les den pláticas, hay una resistencia tremenda aparte con los padres de familia que tienen que proceder de manera legal cuando la escuela no atiende casos de maltrato o abuso de parte de otros niños”, señaló.

Por su lado, el presidente de Colonias del Conocimiento, Manuel Cruz del Ángel, dijo que el desempeño de los docentes es cuestión de vocación, “el sindicato nunca nos prohíbe nada ni se mete con lo que hacemos en clase, es hacerles ver que si ya escogieron esta actividad para desarrollarla deben prepararse y debemos lograr que todos manejen un sistema de valores”.

Para Cruz la enseñanza y práctica de los valores es la clave para sacar a las escuelas del círculo de antivalores en el que están inmersas. 

Dijo que Colonias del Conocimiento cuenta con un modelo bien definido para promoverlos en las aulas y los encargados de impartirlo son estudiantes a partir de ocho años que han sido capacitados como conferencistas.

“Nunca se va a solucionar nada si no se manejan los valores en la escuela y en la casa, necesitamos implementar un modelo en el cual podamos lograr que los niños, jóvenes y también los adultos nos manejemos en ese sentido”, refirió.

Y en contraparte, los docentes opinan que antes eran más respetados que en la actualidad y reconocen que la disciplina y el aspecto de profesores eran mucho más rigurosos que en estos días.

“Es muy diferente aquella época a ésta, en aquel entonces el maestro venía por lo menos con la idea de que era más respetado, más respetuoso, aunque fuera con ropa muy humilde iba bien vestido. Hay un profesor en Victoria que fue muy famoso porque era homosexual y siempre que decíamos ´adiós maestro Porfirio´ contestaba ´adiós  y de los maestros de antes no chamagosos, en tenis, en short y greñudos como los de hoy´, esa es la diferencia”, expresa Fidel Tejeda Esquivel.

PUNTO DE QUIEBRE

Para la terapeuta de la UNE, Leticia Martínez, la sociedad atraviesa por un momento que amerita delimitar el grado de responsabilidad en cada área y aspectos de desarrollo de la educación de un niño.

“Es una tristeza, pero todos hemos contribuido con nuestra indiferencia y llegamos a un punto en el que desaparecemos como sociedad o nos reorganizamos. No es un niño “x” que le hicieron bullying, es un niño que representa al futuro del estado”, acotó.

Y así resumió el escenario que rodea al acoso escolar: falta de planificación familiar (embarazos precoces), alto índice de separaciones y divorcios, menores en hogares monoparentales o en donde ambos trabajan.  Sin disciplina en los hogares ni la escuela, amplio acceso al internet y clima violento.  

“El alto índice de separaciones y divorcios acarrea muchos problemas, el niño pierde al padre y a la madre que sale a trabajar y los menores quedan a la deriva, vemos con mucha frecuencia que traen a los niños con comportamiento perturbadores y fracaso escolar, detrás está una madre saturada entre trabajar y llevar el pan de cada día”, indicó.