“Estamos desaprovechando... es el lugar del futuro de Tampico”

Antes de convertirse en la Isleta Pérez, ubicada entre la céntrica zona de Tampico y el río Pánuco, ha sido testigo de combates entre nativos locales y navegantes españoles.
Rodeada por aguas del río Pánuco y el canal de La Cortadura, la Isleta Pérez está practicamente olvidada.
Rodeada por aguas del río Pánuco y el canal de La Cortadura, la Isleta Pérez está practicamente olvidada. (José Luis Tapia)

Tampico

El paso de los años se ha ensañado con la Isleta Pérez, pues de ser parte fundamental en la construcción del Tampico moderno y el iniciador del sector industrial como punto de crecimiento del estado, ha quedado prácticamente en el olvido.

Antes de convertirse en la Isleta Pérez, ubicada entre la céntrica zona de Tampico y el río Pánuco, ha sido testigo de combates entre nativos locales y navegantes españoles como Alonso Álvarez de Pineda, allá por 1520 y el legado del mismo Fray Andrés de Olmos en el año de 1554, indicó el cronista de la ciudad, Marco Antonio Flores Torres.

Es al fundarse el Tampico moderno cuando se comienzan a ver los inicios de la isleta Pérez como la zona más importante de la ciudad. Es entre 1850 y 1860 cuando, se comienzan a realizar y a conformar varias isletas como por ejemplo en la está instalada el edificio de la ex Aduana.

“Esos terrenos fueron entregados en aquella época en ejido del señor Francisco Pérez, que era un español que se había casado con una de las hijas del coronel Cayetano Quintero, dueño de la Hacienda del Cojo”, que fue una de las más grandes de México y sin duda la más grande de Tamaulipas allá por 1811.

El cronista porteño indicó que al ya establecerse el Tampico lleno de modernidad, el que llegaron a comparar con Nueva York por su movimiento económico, portuario e industrial la isleta Pérez es parte fundamental-Cuando se viene la Revolución Mexicana a Francisco Pérez le incautan su propiedad y le da un infarto y se tuvo que llevar a cabo la venta de la isleta a una compañía que se dedicaba a la transformación marítima, la cual comenzó a dividirla y a rentarla.

“Jack London en la época de la Revolución habla de esta zona fraccionaria y de que es la zona industrial de Tampico, y también la ve con posibilidades de inundarse”.Con el tiempo, contó Antonio Flores, en la isleta se desarrollaron una gran cantidad de industrias tanto de jabón, de pinturas, petroleras, marítimas de refrescos y ahora solo queda una de café.

Sin embargo, la isleta Pérez no solamente ha sido un ícono de la industria de Tamaulipas sino que ha sido testigo de acontecimiento que han marcado y que han quedado gravados en la inmortalidad del puerto y en su propia cotidianidad, desde acontecimientos deportivos, sociales y religiosos. Ahí primero existió una plaza de toros, posteriormente Alijadores, una de las empresas más importante de la zona, puso su estadio de beisbol debido a la efervescencia por el Rey de los Deportes que primero fue de madera y luego de concreto”.

Fue inaugurado en octubre de 1927 y aunque no llamaba mucho la atención por sus butacas de madera, tenía una característica muy especial que llamó la atención no solo de México, sino de otras naciones.

“Ahí fue donde la máquina entraba al patio y participaba dentro del juego del mismo, ahí está la Virgen del Carmen que se llevaba y se transportaba en el mar, precisamente el 16 de julio involucrando a gente que venía desde la Ciudad del Carmen, Campeche”.

La Isleta Pérez es un lugar importante en la historia de Tampico, es la industria de la ciudad que a partir de 1955 con la inundación surge la idea de crear un nuevo corredor industrial, que actualmente está en Altamira.

El cronista recalcó que ha habido varios proyectos turísticos para tratar de revivir la zona que en la época dorada de Tampico le dio tanto a la zona sur de la entidad, a Tamaulipas y a México.“Hay una planta que produce carbono y en esta actividad que ha crecido ahora se le piensa dar un destino totalmente turístico, y es en esa evolución que se encuentra, ya que hay unos cafés muy famosos como ya los conoces, es el caso del Costeñito”.

Marco Flores, según la historia que ha albergado y que ha fraguado dicha colonia, considera que se trata del futuro sobre todo por el perfil turístico de Tampico, y también de la zona sur de la entidad.

“Parece haber una transformación y creo que es el futuro de alguna manera, pudiera ser una parte importante en el turismo de la ciudad”.

Retomando algunos proyectos que ha tenido dicha zona se recuerda el que tuvo el ex presidente municipal panista Arturo Elizondo Naranjo, que iba acompañado con el concepto del Canal de la Cortadura.

La diputada federal Marcela Navarro también presentó una, pero quedó en el olvido.

“Hay un pequeño mercado en esa sección que se encuentra abandonada, pero creo que estamos desaprovechando mucho ese espacio, un espacio muy céntrico y muy cerca del mar ya que luego nos quejamos de que no tenemos contacto con el río y ese es el lugar del futuro de Tampico”, declaró el cronista.