Protestan por retiro de calcomanías con nombres de desaparecidos

Familiares de personas desaparecidas se congregan en la plaza El Breve Espacio para exigir justicia por la afrenta que sufrieron.
Desconocen quién quitó las leyendas de la plaza.
Desconocen quién quitó las leyendas de la plaza. (Agustín Martínez)

Monterrey

Familiares de personas desaparecidas efectuaron un plantón a manera de protesta esta mañana en las inmediaciones de la plaza El Breve Espacio, en el centro de Monterrey.

Las personas se dijeron molestas porque “alguien”, por motivos que ellos desconocen, retiró las calcas que tenían los nombres de sus seres queridos, y que habían colocado sobre la pieza de cristal que adorna el área de la fuente.

“Nosotros respondimos ejerciendo nuestro derecho a la justicia y a la memoria, y al derecho ciudadano de utilizar las plazas públicas”, señaló en un comunicado Irma Leticia Hidalgo, del colectivo Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Nuevo León.

Desde las 10:30, los familiares de desaparecidos comenzaron a congregarse en la plaza ubicada en las calles Zaragoza y Washington.

Las personas indicaron que entre enero y febrero colocaron 13 calcas con los nombres de igual número de desaparecidos, en los cristales de la estructura que adorna la fuente.

Sin embargo, el pasado sábado 5 de abril se dieron cuenta de que las calcas en recuerdo de sus seres queridos habían sido retiradas, desconociendo si se había tratado de un acto de vandalismo o por órdenes del Gobierno.

A inicios de semana los quejosos dialogaron con una persona de nombre José Castaño, jefe de mantenimiento de la plaza, quien dijo desconocer cómo desaparecieron dichas calcas.

“Pedimos una explicación de por qué habían sido retirados. Él (Castaño) nos explicó que no había sido por orden de él; incluso nos dijo que él podía apoyar para volverlos a colocar”, aseveró Irma Leticia Hidalgo.

Ella y sus acompañantes se quejaron de la indiferencia de las autoridades estatales, pues sienten que nunca les han brindado el apoyo necesario para localizar a sus seres queridos, y tampoco han dimensionado el problema.

“No lo ha querido reconocer siquiera, y menos con lo que acaba de hacer. Para nosotros, tener familiares desaparecidos, no tenemos un lugar a dónde ir a poner una flor; no tenemos un lugar a dónde ir a verlos, en caso de que estén muertos”, reiteró.

Los manifestantes advirtieron que volverían a colocar los pegotes en la fuente de cristal, con el fin de recordarle al Gobierno y a la sociedad el problema real de las desapariciones forzadas.