Para Profepa, caso de derrame en río San Juan ya está cerrado

El titular de la dependencia, Guillermo Haro Bélchez, dijo que ahora la PGR es la encargada de dar con los responsables por la denuncia que hizo Pemex.

Monterrey

El caso del derrame en el río San Juan está concluido y cerrado para la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), y ahora está en manos de la Procuraduría General de la República, quien debe dar con los responsables en base a la denuncia que presentó Petróleos Mexicanos, señaló el titular de la dependencia, Guillermo Haro Bélchez.

En su visita a Monterrey para poner en marcha los cursos de capacitación sobre el Sistema Penal Acusatorio a personal de la dependencia, el funcionario federal acotó que los responsables del daño ecológico en la zona del río San Juan fueron particulares, no Pemex.

"El río San Juan es un derrame de toma clandestino, se caracterizó el sitio, se remedió, el tema está resuelto, está cerrado el caso", puntualizó.

Recordó que Pemex presentó una denuncia penal para que sea la PGR la que investigue quién o quiénes perforaron los ductos para robar combustible y terminaron por contaminar el cauce del río San Juan, causando daños a la fauna y flora de la zona, además de perjudicar a los ejidatarios de un amplio sector.

"Pemex presentó una denuncia penal correspondiente y esperan que se consigne a los responsables. No fue Pemex sino particulares".

Para la Profepa el caso quedó cerrado con la remediación del daño, que la paraestatal realizó al limpiar la zona y retirar todo el crudo del cauce del río San Juan.

Dan curso sobre Nuevo Sistema Penal Acusatorio

Haro Bélchez dio inicio a los cursos de capacitación sobre el nuevo sistema Penal Acusatorio que impartirá en la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Nuevo León para todos los empleados de la dependencia, con el fin de que puedan trabajar adecuadamente en los juicios por la temática ambiental. Actualmente tienen 16 mil casos en proceso.

"Se van a acortar significativamente los tiempos, es un gran beneficio para todas las materias, pero más para el medio ambiente, donde la impunidad tiene que descartarse por completo".

Explicó que uno de los principales problemas que enfrenta la Profepa son las violaciones por cambio de uso de suelo y desforestación, aunque en los últimos dos años han logrado frenar el crecimiento que existía, y de 150 mil hectáreas afectadas, lograron reducirla a sólo 90 mil.