Denuncias por violencia familiar aumentaron 49% en los últimos 3 años

La mayoría de los casos se presentan de abril a agosto, por lo que se estima que el calor sea un detonante para acelerar la violencia.

Monterrey

En los primeros cinco meses de este año, la cifra de denuncias por violencia familiar en Nuevo León fue 49 por ciento más que las presentadas en ese mismo periodo de 2011.

La mayor parte de los problemas ocurren de abril a agosto, por lo que las altas temperaturas son un factor que acelera los conflictos.

Por ejemplo, en mayo del año pasado se tuvo un registro de mil 108, y en mayo de este 2014, hubo mil 255, lo que representa 46.27 por ciento más. Caso contrario a los meses de diciembre y enero, donde se tienen menos denuncias.

“Esto del calor es lo que acelera, pero el ejercicio del poder de una manera inadecuada, porque el poder se puede ejercer correctamente y a favor de la familia, pero si nos enseñaron a ejercerlo en forma violenta, entonces ese poder económico, de inteligencia que puede tener el padre proveedor, lo ejerce de forma violenta”, dijo Aixa Amalia Alvarado Gurany, directora del Centro de Orientación, Protección y Apoyo a Víctimas de Delitos y Testigos (Copavide).

Asimismo, señaló que al paso de los años se ha fomentado la cultura de la denuncia, sin embargo hace falta que todas las dependencias se involucren para atender el problema en acciones de prevención.

“Todavía nos resta trabajar en el sentido de que el hombre y la mujer son iguales y que se logra con entendimiento y consenso, incluso involucrando a los menores.

“Urge dedicarnos a prevenir también educando a las familias, y es maravilloso cuando se trabaja en ese sentido y se hacen muy buenos logros, por ejemplo los hombres que han violentado a su familia y son remitidos a programas de reeducación para el trato familiar cambian, lo ideal sería ser preventivos a no ser violentos desde chiquitos”.

Comentó que los casos de violencia familiar están llegando a las escuelas, sobre todo con los casos de “bullying” donde los menores ejercen el poder.

“Esto demuestra que tenemos que hacer mucho ejercicio de todas las dependencias para que participemos para evitar este tipo de conductas, que algunas veces se manifiestan desde que son jóvenes”, mencionó.

Algunas que deberían de involucrarse son la Secretaría de Educación, de Salud, del Trabajo, entre otras, pues además de las altas temperaturas influyen otros factores como el económico y el rol de la pareja.

Alvarado Gurany comentó que la Procuraduría de Justicia del Estado se ha encargado de instalar 31 Centros de Orientación y Denuncia (Code), lo que ha ayudado a facilitar la denuncia. Además de los tres centros de justicia familiar.

Alvarado Gurany señaló que de las denuncias, 85 por ciento son de mujeres, por lo que siguen siendo las más vulnerables.

Mientras que los municipios donde más casos se presentan son: Monterrey, Guadalupe, Escobedo, San Nicolás, Salinas Victoria, entre otros.

Según cifras de Copavide, en Nuevo León, en el año 2011 se registraron ocho mil 744 denuncias; en 2012, nueve mil 979; en 2013, 11 mil 761; y en lo que va de 2014, cinco mil 181.

La directora señaló que en el centro ubicado en la calle Hidalgo No. 274 y Cuauhtémoc, se les da la atención necesaria a las familias afectadas, donde se les brinda el apoyo las trabajadoras sociales, apoyo psicológico, cuentan con peritos de la procuraduría que apoyan con los dictámenes psicológicos a víctimas del delito; médicos forenses; fiscales investigadores; además del apoyo de personal de la Secretaría de Salud, entre otros apoyos.

Quien busque la atención puede comunicarse al teléfono 2020-05900.

La funcionaria dejó el llamado a las dependencias para que cada una ponga en acción programas preventivos de violencia familiar.