Obras del tren ligero propician robos y asaltos, acusan en Valle de Atemajac

Vecinos de la colonia se quejan de la ausencia de seguridad pública y alumbrado.

Guadalajara

Vecinos de la colonia Valle de Atemajac, aseguraron que las obras por la ampliación de la Línea 1 del Tren Ligero han propiciado el incremento de los robos y asaltos en la vía pública, debido al inexistente tránsito vehicular y a lo desolado de la zona, así como, a la falta de alumbrado público.

Durante la semana pasada tres habitantes de la colonia vivieron inusitadas oleadas de robo; una mujer fue asaltada a mano armada por un par de motociclistas; a un hombre le robaron su moto y a una señora su coche.

Cristián de Rivera, cónyuge de una de las afectadas aseguró que los amantes de lo ajeno aprovechan el nulo tránsito vehicular para hacer sus atracos, así como la falta de luminaria y por supuesto, la falta de vigilancia.

“Después de las 6 de la tarde ya nadie quiere salir, todo está oscuro y no se puede ver absolutamente nada, por lo que diversas personas han sido víctimas de robo”, dijo.

Aseguró que el nivel de inseguridad aumentó en un 60 por ciento, ya que hasta en el interior de los cotos residenciales han robado automóviles. Asimismo, indicó que tras el asalto a su pareja, decidieron emitir una denuncia, misma que no ha tenido respuesta. 

Por lo que también, -a través de redes sociales- se comunicaron con el ayuntamiento de Zapopan para analizar posibles soluciones.

“Ellos me bombardearon con mensajes en época electoral, así que creí que sería una buena opción solicitarles su ayuda por ese medio, inmediatamente me dijeron que me atenderían y me derivaron a Atención Ciudadana de Seguridad Pública con el señor Mario Monroy, pero cuando llamé me di cuenta que el sistema estaba caído y que además, no hay número alterno para contactar al representante. Mi pregunta es ¿debemos esperar para saber de las autoridades sólo en tiempos de campaña electoral?”, precisó Cristián de Rivera.

Su esposa, Elizabeth Barrera, fue asaltada en la calle Francisco Villa, salió de su casa a las 5 de la tarde para irse a trabajar y luego de 10 minutos un par de sujetos en motocicleta -que señalan-, parecían ser menores de edad, a punta de pistola le exigieron su celular. “Se regresó rápidamente a la casa y visiblemente afectada gritó que la habían asaltado”, ahondó Cristián de Rivera luego de puntualizar que “podría tratarse de una banda que va tras los celulares, porque es lo que hemos visto más”.

El quejoso manifestó que así como ella, muchos más han sido víctimas de numerosos robos.

“Hablamos a la policía y hasta después de hora y media llegan y eso, si llegan”.

Agregó que además de los atracos, en la cercanías a la colonia abunda la prostitución y drogadicción. “Ahí si vemos policías pero que hacen negocio, les cobran a los delincuentes para dejarlos ir. Entonces ¿qué seguridad nos están proporcionado?”, con molestia, finalizó.